La industria de los videojuegos es una de las más rentables y de rápido crecimiento en el mundo del entretenimiento, con un valor global de mercado estimado para 2022 de 184.4 mil millones de dólares y un mercado de alrededor de 3 mil millones de usuarios a nivel mundial. Dentro de la industria, dos segmentos compiten hace años por la dominancia: los juegos de consola y los juegos móviles.

Los juegos móviles, como el Freecell o el Clash of Clans, son juegos destinados a ser jugados en cualquier teléfono móvil inteligente, mientras que los juegos de consola son creados para jugarlos en consolas específicas, como Xbox, PlayStation o Nintendo Switch, por nombrar algunas.

Esta diferenciación, si bien puede resultar obvia, será importante para comprender el porqué de la ventaja que el segmento líder en la industria marca respecto a los demás.

El segmento líder en la industria de los videojuegos

La industria de los videojuegos, en la actualidad, está dominada por los juegos móviles.

De hecho, ya en 2021, impulsados aún por las medidas de aislamiento consecuencia de la pandemia de Covid, los juegos móviles superaron a los juegos de PC y los juegos de consola combinados, con un valor de mercado de 93.2 mil millones de dólares contra uno combinado de 87.1 mil millones de dólares.

Esta tendencia se mantuvo en el 2022: los juegos móviles generaron ganancias por unos 92.2 mil millones de dólares, contra los 51.8 mil millones de dólares del segmento de los juegos de consola.

Puede sonar contraintuitivo si se considera el nivel de desarrollo que conllevan los videojuegos para consolas y la simpleza con la que naturalmente se asocia a los juegos móviles, pero existen una serie de factores que explican fácilmente esta tendencia, comenzando por la accesibilidad.

La democratización de los videojuegos

A la aparición y la popularización de los juegos móviles se la suele llamar la «democratización de los videojuegos». Por primera vez en la historia de la industria, ya no hizo falta contar con una consola específica, ni con un ordenador especialmente preparado, para poder jugar videojuegos.

De las 6.64 mil millones de personas en el mundo que tienen un smartphone, unos 3 mil millones juegan juegos móviles, lo que constituye un mercado mucho más grande que el de las consolas, que en 2021 sumaron tan solo 254 millones de usuarios, de los cuales 106.7 millones residen en Estados Unidos y 99.6 millones, en Europa.

¿La razón para esta diferencia tan marcada en el número de usuarios? La accesibilidad.

No solo que los juegos móviles, que van desde el sencillo Solitario hasta el complejo Call of Duty mobile, son accesibles para cualquier persona que cuente con un smartphone, independientemente de su edad, ubicación o experiencia previa, sino que además pueden jugarse en cualquier parte, en el metro y en el autobús, en la fila del supermercado o en la sala de espera del dentista; esto, a diferencia de las consolas, que exigen una locación fija para poder jugar, además de una inversión inicial (por la compra de la consola).

Así, queda claro que los juegos móviles seguirán ganando terreno en los años venideros, y afianzando su posición como segmento líder en la siempre creciente industria de los videojuegos.

DEJA UNA RESPUESTA