Ecologistas en Acción, lleva tiempo luchando por conseguir de la Junta de Andalucia y otras administraciones,  la prohibición del uso de este herbicida no selectivo en los espacios naturales, en las carreteras que atraviesan estos espacios, y en general en todas las carreteras , caminos , riberas,  y orillas de ríos, lagunas etc…

El glifosato es un producto altamente tóxico que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha clasificado como potencialmente cancerígeno, pudiendo también provocar alteraciones endocrinas. En base al principio de precaución, debería haberse prohibido hace años.

Recientemente, Ecologistas en Acción ha realizado un estudio sobre la presencia de glifosato en las aguas de ríos y embalses de todo el país, en base a las analíticas facilitadas por el Ministerio para la Transición Ecológica, y que, en el caso de Andalucía, han sido realizadas por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible. La generalizada presencia de glifosato en nuestros ríos, embalses y acuíferos desmiente la justificación aportada por las administraciones públicas que lo han venido utilizando o autorizando, y es que se degrada con rapidez. Muy al contrario, queda demostrada su persistencia, sobre todo en ecosistemas acuáticos, los más vulnerables a este herbicida.

Por fin, hemos dados un primer paso con este acuerdo en la provincia de Cádiz, de lo que nos congratulamos y esperamos que se haga extensivo a todos los espacios naturales de toda Andalucía, así como que sirva para que se retire la autorización del uso del  glifosato y de los productos sanitarios que lo contienen en toda Andalucía legislándose al respecto, tanto por el  estado como por  la comunidad autónoma en el sentido de que se dicten normas armonizadas para el muestreo y la analítica de plaguicidas por parte de los gestores de las demarcaciones hidrográfica.

También para que la recogida de información sobre la presencia de este herbicida sea más completa y ajustada a la realidad. Y sirva, a su vez, como punto de partida para proteger nuestros ríos, el medio ambiente y las personas, de la contaminación por glifosato, controlando su uso y prohibiéndolo definitivamente, como se ha hecho en numerosos países de la Unión Europea.

Ecologistas en acción