El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un real decreto con el sistema de selección de los magistrados de enlace en el extranjero con el objetivo de primar criterios objetivos de mérito y capacidad, evitar la actual arbitrariedad y mejorar la imagen de la Justicia española en el exterior.

El Ministerio de Justicia avanzó que trabajaba en este real decreto el pasado septiembre después de cesar a la entonces jueza de enlace en el Reino Unido, Gemma Gallego, que había sido nombrada por el Gobierno del PP poco antes de la moción de censura.

Argumentó que Gallego era una especialista en violencia de género, pero que no contaba con experiencia en cooperación jurídica internacional, y explicó que se había acordado su cese en aquel momento, antes de aprobar el real decreto, porque todavía no se había instalado definitivamente en Londres.

Finalmente el Gobierno tampoco esperó al decreto para elegir a su sustituto y el pasado 22 de febrero el Boletín Oficial del Estado publicó una orden por la que nombró juez de enlace en el Reino Unido al magistrado de la Audiencia Provincial de Segovia José Miguel García Moreno.

Con la norma aprobada hoy por el Consejo, destaca Justicia en un comunicado, se establecen reglas claras sobre los requisitos que deben cumplir los candidatos a magistrados de enlace y consejeros de justicia ante la Unión Europea y otras organizaciones internacionales y se «reduce notablemente la arbitrariedad en la selección», ahora en manos solo del ministro de Justicia de turno.

El objetivo es «potenciar la excelencia en la representación de España» ante las instituciones y los Estados en los que la cooperación judicial es clave, proyectando al exterior «una imagen de la Justicia española moderna, independiente y de calidad».

La misión de los magistrados de enlace es establecer contactos con el poder judicial en el país de destino y explicar los detalles del funcionamiento del sistema español para agilizar, por ejemplo, comisiones rogatorias o peticiones de extradición dictadas por jueces españoles.

En opinión del Ejecutivo, en los últimos años se ha debilitado la imagen de la Justicia española en el exterior, ante casos frustrados como las peticiones de extradición del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont o el rapero Valtònyc, y es necesario trabajar por mejorarla, ya que no hay razones objetivas y el sistema judicial es homologable al del resto de socios comunitarios.

Existe actualmente la figura de juez de enlace en Francia, Italia, Reino Unido, Estados Unidos y Marruecos.

Según el real decreto, para su designación se constituirá una comisión de selección que elevará al titular del Ministerio de Justicia una propuesta motivada de tres candidatos.

Las magistraturas de enlace serán ocupadas por miembros de las carreras judicial o fiscal y a las consejerías de justicia ante organizaciones internacionales podrán optar licenciados en Derecho pertenecientes a un cuerpo de la Administración General del Estado del subgrupo A1.

Todos deberán acreditar al menos diez años de antigüedad en la carrera, un conocimiento suficiente del idioma del país de destino o de la lengua de trabajo y experiencia en materia de cooperación jurídica internacional.