Juan Carlos Bermejo, rival de Ignacio Aguado en las primarias para elegir al candidato de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid pedía el pasado marzo a la Comisión de Garantías y Valores del partido que revisase los votos emitidos al opinar que podía haber irregularidades.

Aguado recibió en las primarias el 79% de los votos de los afiliados, en las que competía con otros 11 aspirantes, entre ellos, Bermejo, que creía que lo que había pasado en Castilla y Léon, podía haber ocurrido también en Madrid y en otras comunidades autónomas.

En el pucherazo de Castilla y León, Silvia Clemente ganaba gracias a 82 votos fraudulentos. La mayoría de los votos habían sido emitidos a horas intempestivas y desde la misma dirección de IP y los restantes se emitieron también desde el mismo ordenador pero solo 3 horas antes de cerrarse las primarias.

Francisco Igea denunciaba ante la Comisión de Garantías del partido estas irregularidades que falló a favor de la impugnación presentada por este mismo y que hizo que fuese elegido candidato de Ciudadanos a la Presidencia de Castilla y León anulando la victoria de Clemente.

Es ahora cuando el juzgado de primera instancia nº 61 de Madrid ha decidido reabrir el caso de las primarias de Ciudadanos en Madrid, que enfrentó a Ignacio Aguado y Juan Carlos Bermejo, una semana antes de enfrentarse al plebiscito interno para ver quién será el relevo de Albert Rivera tras su salida.

Desde el fraude electoral cometido a favor de Silvia Clemente, las delegaciones empezaron a estudiar los casos que más incertidumbre generaban y la Fiscalía sigue operando para saber qué sucedió.

En Murcia pasó algo parecido en las primarias que enfrentaban a Isabel Franco y Leonardo Pérez, proceso que se saldaba con la victoria de Isabel Franco. La propia formación reconoció implícitamente el pucherazo, después de presentarse ante la Justicia como acusación particular.

El próximo 15 de marzo tendrá lugar la V Asamblea General de Ciudadanos y los constantes fallos en el sistema y la imposibilidad de acceder al sitio web es algo que se podía esperar dados los antecedentes. Lo que no sabemos es quien cargará ahora con la culpa.