El portavoz adjunto de JxCat, Eduard Pujol, ha considerado que la investigación abierta contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, por desobediencia -por no quitar los lazos amarillos de edificios públicos- evidencia la «regresión absoluta de derechos» que se vive en España.

En rueda de prensa en el Parlament, Pujol ha apelado al mensaje que ha escrito el ‘president’ en Twitter tras firmar la notificación de la querella para asegurar que irán «con la libertad de expresión hasta las últimas consecuencias», ya que «con la libertad de expresión no se juega».

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha acordado investigar al presidente de la Generalitat a raíz de la querella de la Fiscalía que le acusa de desobediencia por no cumplir la orden de la Junta Electoral de retirar los lazos amarillos de edificios públicos durante el período electoral.

«Estamos en una regresión absoluta de derechos y la amenaza de nuevas regresiones se hace efectiva día a día. Por lo tanto: firmes, tozudos y fuertes en la defensa de los derechos fundamentales», ha recalcado Pujol.

El diputado ha criticado la decisión del TSJC y ha subrayado que los lazos amarillos «no son símbolos partidistas», sino que «son un símbolo de la denuncia de vulneración de derechos civiles y sociales», que «recuerdan a la sociedad que tenemos presos políticos».

Por su parte, también en rueda de prensa en el parlamento catalán, la diputada de la CUP Maria Sirvent ha expresado la condena de su formación contra «cualquier ataque al soberanismo y a los derechos sociales y políticos del pueblo de Cataluña».

«Criticamos esta deriva autoritaria y represiva protagonizada por las cloacas del Estado», ha añadido, antes de advertir que «hay una clara voluntad de no dejarle a un pueblo que decida su futuro».