Internacional

Ken Loach: resistencia y lucha por el cambio

En un mundo donde la sensibilidad hacia las desigualdades sociales y la justicia económica se ha vuelto un tema tangencial en lugar de central, la despedida de Ken Loach en el Festival de Cannes es un llamado a reflexionar sobre su legado y cómo necesitamos más voces como la suya en la esfera cinematográfica.

EL EMBLEMÁTICO LOACH Y SU PERSISTENTE REBELIÓN CINEMATOGRÁFICA

Desde hace medio siglo, Loach ha articulado, con una dignidad indeclinable, la narrativa de la clase trabajadora. Ha sido un testigo incómodo de la falibilidad del sistema, denunciando las políticas neoliberales que han aplastado las esperanzas de los trabajadores. Su penetrante crítica a los ecosistemas socioeconómicos, visible desde su debut cinematográfico en 1969 con la magistral “Kes”, desmitificó un sistema educativo que marginaba sistemáticamente a los hijos de los trabajadores, predestinándolos a un futuro en las minas o fábricas. Sus obras han trascendido el cine, convirtiéndose en catalizadores de cambio.

EL ÚLTIMO ACTO DE LOACH: ‘THE OLD OAK’

Con 86 años de edad, Loach ha elegido el Festival de Cannes para desplegar su obra final, “The old oak”. Es una alegoría poderosa y un cierre apropiado a su carrera cinematográfica. En contraste con su larga trayectoria, la película está impregnada de un optimismo que es tanto una refrescante sorpresa como un alivio.

“The old oak” cuenta la historia de un pueblo en Durham, devastado por el cierre de su mina, cuyo único bar lleva el título de la película. En un giro provocativo de los eventos, los refugiados sirios llegan a las calles del pueblo y sus hogares, lo que provoca el racismo latente de los locales. Aquí, Loach demuestra una brillantez conceptual al comparar la crisis de los mineros con la de los refugiados, reafirmando la humanidad compartida y las luchas comunes.

Pero el compromiso de Loach con la realidad social y su audacia para enfrentarla no han sido siempre apreciados por la crítica, cuya seriedad y complejidad a veces desprecia las verdades incómodas que Loach no teme enfrentar. Loach siempre ha sido consciente de que el sistema es el perpetrador y ha hecho de su voz un eco perpetuo de esta verdad.

LA RESILIENCIA Y EL OPTIMISMO DE LOACH: UN MANDATO PARA EL FUTURO

Durante una reunión con periodistas en el Festival de Cannes, Loach confirmó que probablemente esta sería su última obra cinematográfica. Sin embargo, dejó una ventana abierta a la esperanza. Loach ve el optimismo y la esperanza como un factor clave en la lucha contra el ascenso de la extrema derecha. Cree firmemente en la resiliencia de la clase trabajadora y piensa que proporcionarles esperanza y soluciones aliviaría la ira latente que alimenta el extremismo político.

Aunque reconoce la dificultad de ser optimista en el contexto político actual, Loach destaca la importancia de la resistencia y la lucha por el cambio. Para él, el cambio y el progreso son posibles cuando las personas sienten que son capaces de efectuarlo. Argumenta que el florecimiento de la generosidad, que se traduce en solidaridad y ayuda mutua, se manifiesta cuando las personas se sienten empoderadas. Asegura que, aunque esto pueda pasar desapercibido por los medios de comunicación y los radares políticos, hay una creciente determinación por el cambio que está surgiendo.

Esto es como un árbol majestuoso y fuerte cuyas raíces están firmemente plantadas en el suelo de la solidaridad y la resistencia, y cuyas ramas están floreciendo con hojas de esperanza y cambio. Este árbol representa la lucha continua de la gente por un futuro mejor y la resistencia contra las fuerzas que intentan aplastarla.

LA HERENCIA DE LOACH: UN LLAMADO A LA REFLEXIÓN

Loach, cuyas películas han sido reconocidas por su sobria y depurada estética, es un baluarte indiscutible de las corrientes más destacadas del cine realista europeo y, en particular, del cine independiente, caracterizado por su realismo y su desafío a la conformidad social. Ha denunciado consistentemente los traumas infligidos a los individuos por la vida en ciudades industrializadas, a pesar de los avances tecnológicos, y ha provocado una toma de conciencia social con la intención de mejorar sustancialmente las condiciones de la clase trabajadora.

En su última y definitiva obra, Ken Loach ofrece un enfoque optimista y progresista, subrayando que la desesperación engendra monstruos, mientras que la esperanza y la solidaridad pueden forjar un futuro más equitativo. Loach, con su característico compromiso intransigente con la verdad y la justicia social, nos deja con una moraleja final: el cambio es posible, y la esperanza es esencial.

En última instancia, el legado de Ken Loach no se limita a su filmografía. Su espíritu rebelde y comprometido, su incansable lucha por la justicia social y su capacidad para destilar y reflejar la realidad de la clase trabajadora en sus películas lo elevan a la categoría de un valiente activista, un cineasta inconformista y un símbolo de la resistencia y la esperanza. De hecho, necesitamos más como él, más voces dispuestas a denunciar el statu quo y a luchar por un mundo más justo y equitativo. La última película de Loach no es simplemente un final; es un llamado a la acción.

Javier F. Ferrero

Director de Contrainformacion.es. Fundador y director de Nueva Revolución. Gestor en Spanish Revolution. Asesor externo en redes de Publico.es.

Ver comentarios

  • Quizás uno de los directores de cine mas decentes en la historia del cine.

  • Un buen ejemplo como persona comprometida con el cambio social. A través del cine ha sabido canalizar esa energía que pese a sus 86 años aún le acompaña. Tiene en mí a uno de sus admiradores, y ojalá que las nuevas generaciones vayan tomando nota de esos valores que defiende de libertad, solidaridad y resistencia a la injusticia dominante. O el futuro va por ahí o no hay futuro. No es que n o haya un futuro negro o algo por el estilo. Es que sencillamente no habrá futuro alguno mientras haya capitalismo, que es el gran organizador de la agonía social y planetaria.

Entradas recientes

¿Qué estamos haciendo para detener el genocidio en Gaza?

Debemos levantar nuestras voces en protesta, presionar a nuestros gobiernos para que tomen medidas concretas…

11 horas hace

La era del retroceso en Argentina: un diputado de Milei pide que los padres pueden sacar a sus hijos de la escuela para que trabajen

La educación es nuestro escudo, nuestra espada, nuestra única esperanza de construir un mundo mejor.

11 horas hace

La batalla por anular toda la rapiña de la Iglesia con las inmatriculaciones

Es hora de poner fin a la impunidad de la Iglesia y de devolver al…

11 horas hace

Los 6 de Zaragoza: así quieren atemorizar a la lucha antifascista

El caso de los 6 de Zaragoza debe ser un llamado a la acción para…

11 horas hace

La falsa verdad de Vox: manipulación de datos en su campaña electoral en Euskadi

Necesitamos exigir transparencia y responsabilidad a aquellos que aspiran a representarnos, de rechazar categóricamente las…

11 horas hace

Andalucía no se doblega ante las privatizaciones de Moreno Bonilla: en defensa de la sanidad pública

La sanidad pública no se vende, se defiende, y Andalucía está en pie de guerra.

11 horas hace