De nada han servido las advertencias de la Conferencia Episcopal y el Vaticano. La Abadía del Valle de los Caídos ha anunciado, a última hora de esta tarde, que “se ha visto obligada a recurrir” ante la Sala Tercera del Tribunal Supremo la resolución del Consejo de Ministros que decretaba la exhumación de los restos de Franco.

En un comunicado, la comunidad dirigida por el ex candidato falangista Santiago Cantera, advierte que el Gobierno no podrá actuar “sin la necesaria autorización eclesiástica”, y se ampara al “principio de inviolabilidad protegido” por los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979.

Al tiempo, los religiosos ponen “en tela de juicio la constitucionalidad del Decreto-Ley” aprobado por el Gobierno el pasado año y que puso en marcha el procedimiento de exhumación, al alegar que “implica, de forma imperativa, la exhumación de 20 cadáveres de monjes benedictinos yacentes en el cementerio de la Abadía”.

Por ello, añade la nota, “esta Comunidad actuará, a falta de acuerdo con la familia, en la forma que decida el Tribunal Supremo, órgano competente para dilucidar la controversia existente, lo que garantiza, plenamente, el respeto al Ordenamiento jurídico”.

Finalmente, constatan los monjes del Valle, “la argumentación de la Abadía es independiente y deja a salvo los argumentos y razones de nulidad e inconstitucionalidad que pudiera plantear los familiares de D. Francisco Franco”.

Por el momento, el Alto Tribunal ha admitido a trámite el recurso presentado por los nietos de Franco, solicitando la paralización de la exhumación, así como la nulidad de pleno derecho de la actuación pretendida por el Gobierno, y ha dado diez días a la Abogacía del Estado para que alegue contra dicha paralización.

Del mismo modo, el Supremo quiere esperar a que se sustancien la maraña de recursos planteados por los Franco en distintos tribunales de Madrid, y que serán dirimidos en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Noticia publicada en Religiondigital.org

Deja un comentario