La agencia de calificación DBRS ha decidido mantener el rating de la Comunidad de Madrid en ‘A’, aunque ha rebajado su perspectiva, que ha pasado de ‘positiva’ a ‘estable’, por le impacto que tendrá la crisis económica por la pandemia del coronavirus el la capital de España.

«Cualquier otro efecto en el medio plazo dependerá de la efectividad de la respuesta política para evitar que esta crisis temporal se alargue», subraya.

DBRS ha adelantado la revisión del rating de España que estaba previsto para septiembre debido al impacto del Covid-19, ha rebajado la perspectiva a ‘estable’ ante la más que previsible recesión económica de este año.

Los buenos resultados económicos de España y la consolidación fiscal constante se han invertido momentaneamente por el brote de coronavirus y por ello prevé que la producción caiga bruscamente en 2020 y comience a recuperarse en 2021.

No obstante, DBRS ha señalado que la sostenibilidad de la deuda de España sigue siendo «sólida» ya que los costos de financiación siguen siendo «muy bajos» gracias a la respuesta monetaria masiva del Banco Central Europeo (BCE) y a pesar del deterioro de los ratios fiscales y de deuda.

La calificación en ‘A’ es debido a la diversidad económica, un sector competitivo de exportaciones y la pertenencia del país a la Unión Europea.

Se podría rebajar la nota en el caso de que la crisis por el nuevo coronavirus se extienda en el tiempo, se produzca una desviación de la política fiscal que afecte negativamente a las finanzas públicas o se incrementen los costes de financiación.

Madrid, en el punto de mira

Respecto a la Comunidad de Madrid, señala que sus finanzas se verán se verán afectadas por una combinación de un mayor gasto relacionado con la atención sanitaria y una menor recaudación de impuestos. Considera probable que los resultados fiscales de Madrid sigan bajo presión en los próximos dos o tres años tras el desajuste financiero que ha causado el impacto de la COVID-19.

DBRS valora como puntos fuertes para mantener el rating la gran y diversificada economía de la región, el historial de Madrid de mejora del rendimiento fiscal entre 2015 y 2019, durante el gobierno de Carmena, y la sólida estructura de la deuda de la región y el acceso continuo al mercado de bonos.

Sin embargo, la nota se podría ver afectada negativamente en el caso de una rebaja del rating de España, un cambio estructural en la consolidación fiscal de la región debido al cambio de gobierno, lo que llevaría a que los déficits fiscales se amplíen con el tiempo, y si se produce un deterioro marcado y duradero de los parámetros de medición de la deuda de Madrid.

La agencia canadiense sigue considerando «positivo» el respaldo financiero del Gobierno central, que podría apoyar a la región en caso de que se deterioren las condiciones de financiación.