El prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, ha dicho que “dejen a los muertos en paz” y ha precisado que no sería fácil expulsar a los monjes benedictinos, pues están allí por un convenio que el Estado “no puede romper unilateralmente”.

“En la Ley de Memoria hay un artículo sobre el Valle. Tendrán que ver cómo sortean nuestra realidad, porque nosotros estamos aquí por un convenio a dos partes, que no se puede romper unilateralmente”, afirmaba en una entrevista con la revista Mundo Cristiano.

Además, continúa, al ser la abadía de derecho pontificio, se necesitaría la aprobación escrita y firmada desde la Santa Sede para poder romper dicho convenio.

“Eso hace que jurídicamente no sea una cuestión fácil la de expulsarnos. Y mediáticamente sería desastroso. Esa imagen internacionalmente hundiría a un gobierno”, considera.

Cantera también ha criticado que el Estado no haya aportado económicamente lo que le correspondería a los monjes “de los fondos recaudados por la Fundación para el cumplimiento de los fines fundacionales asignados” y que ellos siguen desempeñando.

Por último, el prior ha denunciado que durante la exhumación de los restos de Franco, la basílica estuvo cerrada al culto durante tres semanas y fue “ocupada sin autorización de la autoridad eclesiástica por agentes armados de la Guardia Civil”, lo que constituyó una “violación grave del derecho a la libertad religiosa”.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA