El termómetro ha subido por primera vez por encima de los 20ºC en las islas del océano Antártico. Los científicos brasileños registraron una temperatura de 20,7ºC el pasado 9 de febrero en la isla de Seymour, situada en el extremo norte de la península de la Antártida.

Poco antes, el pasado 6 de febrero, ya se registró una temperatura récord de 18,3 grados centígrados en la base argentina Esperanza. El récord para la región antártica, es decir, todo el área situada al sur de los 60 grados de latitud, era de 19,8 grados centígrados, tomada en la isla Signy en enero de 1982.

La Península Antártica (el extremo noroeste cercano a América del Sur) se encuentra entre las regiones de calentamiento más rápido del planeta, con un incremento de casi tres grados centígrados en los últimos 50 años. La cantidad de masa perdida anualmente por la capa de hielo antártica aumentó al menos seis veces entre 1979 y 2017.

La mayor parte de la pérdida de hielo se produce al derretir las plataformas de hielo desde abajo, debido a las incursiones de agua oceánica relativamente cálida, especialmente en el oeste de la Antártida y, en menor medida, a lo largo de la península y en la Antártida oriental,

Con una extensión de 14 millones de kilómetros cuadrados (aproximadamente el doble del tamaño de Australia), la Antártida es fría, ventosa y seca. La temperatura media anual varía de aproximadamente -10 grados centígrados en la costa antártica a -60 grados centígrados en algunas zonas del interior del continente.

Su inmensa capa de hielo tiene un espesor de hasta 4,8 kilómetros y contiene el 90% del agua dulce del mundo, suficiente para elevar el nivel del mar en unos 60 metros si se derritiera completamente.

Este registro coincide con un incremento global y continuado de las temperaturas en todo el planeta. El pasado mes ha sido el enero más caluroso del planeta desde que se tienen registros, según el servicio europeo Copernicus sobre cambio climático, así como la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, en inglés) de Estados Unidos.

La temperatura global de la superficie oceánica y continental fue la mayor documentada en un mes de enero en los 141 años de los que se tiene registro con 1,14 grados centígrados (2,05 grados Fahrenheit) por encima de la media del siglo XX. Esa temperatura supera el récord establecido en enero de 2016 con 0,02 grados centígrados más arriba del promedio.

Los climatólogos estiman que si se supera el techo de un aumento máximo de las temperaturas de 1,5ºC con respecto a la era preindustrial, el nivel del mar podría subir de 30 a 110 centímetros a finales de siglo.