La supuesta reaparición del líder del grupo yihadista Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Bagdadi, en un vídeo de propaganda despertó hoy interrogantes sobre el paradero del terrorista más buscado del mundo.

«¿Dónde está?», se preguntó este martes el primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi, durante una visita oficial a Alemania, resumiendo en dos palabras las dudas que se ciernen en torno al refugio en el que se esconde el «califa» del EI.

Ninguna autoridad del Ejército o de la Policía de Irak accedió este martes a comentar el vídeo difundido en la víspera por los medios de propaganda del EI, que mostraron el primer supuesto vídeo de Al Bagdadi en casi cinco años.

El Gobierno de Estados Unidos tan solo se limitó a informar de que está analizando la veracidad de la grabación, según dijo a Efe un portavoz del Departamento de Estado.

En la grabación, Al Bagdadi aparece con barba larga hablando con un grupo de seguidores sobre acontecimientos recientes, como la caída de la localidad siria de Al Baguz, la última población que retenían los terroristas, ante el asedio de milicias kurdas y las fuerzas de la coalición internacional.

Desde Alemania, Abdelmahdi celebró que, por lo menos, el líder terrorista «no aparece en mitad de las multitudes» como en su primer vídeo conocido, en el que dio un sermón pocos días después de haberse proclamado califa en la Gran Mezquita Al Nuri de Mosul, en momentos en los que el EI expandía sus territorios sin oposición.

«Es una evidencia de que es una gran derrota del Estado Islámico», analizó el líder de Irak.

Las fuerzas iraquíes buscan desde hace meses a Al Bagdadi en las provincias del oeste del país, en zonas desérticas y remotas, donde se cree que pudo haberse refugiado huyendo de los combates en Siria, que se extendieron hasta finales de marzo.

Hace unas pocas semanas, el Ejército de Irak lanzó miles de panfletos ofreciendo una recompensa de 25 millones de dólares a quien ofrezca informaciones que lleven al arresto del terrorista.

Los panfletos fueron distribuidos en Al Anbar, una extensa provincia en la frontera con Siria que fue la última región del país liberada por el Ejército iraquí de las manos de los terroristas en diciembre de 2017.

Abdelmahdi consideró que «hay una clara disminución en la capacidad y el potencial de EI».

Pero, al mismo tiempo, advirtió de que el grupo yihadista «tratará ahora de recuperar la confianza de sus militantes» con vídeos como el de Al Bagdadi o con atentados como los de Sri Lanka.

«El EI es como el cáncer. Si permanece una célula simple podría regenerarse y aparecer de nuevo sobre el terreno, pero no como apareció anteriormente. En cambio, podría realizar operaciones que hagan daño como lo que ocurrió en Arabia Saudí y Sri Lanka», comentó.

Un conocido experto en terrorismo, Husam al Hashimi, afirmó hoy por medio de las redes sociales que Bagdad y Washington formaron el pasado septiembre una unidad especial para buscar a Al Bagdadi.

Esa célula ha destruido trece de los diecisiete lugares que se habían identificado como posibles refugios del líder del EI, según el experto.

El mensaje en vídeo de Al Bagdadi es la primera prueba de vida que ofrece desde el pasado agosto, cuando difundió un mensaje de audio, y llega un mes después de que concluyera la ofensiva contra el EI en Siria, en un momento en el que el grupo busca reorganizarse.

La coalición internacional prosigue sus bombardeos aéreos contra el grupo, el último de ellos el pasado miércoles en la zona iraquí de Wadi Ashai.

En un comunicado, la coalición liderada por Washington explicó que los combatientes remanentes del EI han estado intentando trasladar municiones, equipo y personal a Irak en un esfuerzo por establecer las condiciones para su resurgimiento tras su derrota en Siria el mes pasado.

Fuente