La pandemia del coronavirus ha tenido un enorme impacto social y sanitario, y un importante deterioro económico en determinadas actividades que tardarán en recuperarse, pero, sobre todo, ha perjudicado los sectores sociales más desfavorecidos, que están sufriendo una merma importante en sus condiciones de vida y en su salud.

Esta tremenda experiencia debería hacer reflexionar a toda la sociedad y a sus representantes. Hay que arbitrar medidas estructurales, económicas y sociales, que minimicen el daño causado. Hace falta invertir en investigación para estar preparados para posibles pandemias en el futuro, y tendremos que fortalecer la Sanidad Pública, auténtico bastión en este momento para defender a la ciudadanía de la afectación por el coronavirus.

Desde la Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública (AGDSP) hacen estas propuestas:

1.- Acabar con la marginación de la Atención Primaria situándola como eje del sistema.

2.- Recuperar los hospitales privatizados, los recursos recortados y crear camas para atender enfermos crónicos y afrontar posibles futuras epidemias.

3.- Potenciar los Servicios de Salud Pública.

4.- Mejorar la coordinación de los recursos sanitarios y socio-sanitarios.

5.- Combatir la medicalización del sistema de salud y el consumismo sanitario de la población.

6.- Reorientar la investigación a las necesidades de salud y garantizar su carácter público.

7.- Restituir el carácter público del Sistema Sanitario Gallego.

8.- Impulsar una política de personal sanitario racional e incentivadora.

9.- Democratizar el Sistema Sanitario.

Desarrollo de estas propuestas

1.- Acabar con la marginación de la Atención Primaria poniéndola en el eje del sistema

  • Incrementar el presupuesto hasta el 25%, lo que supone el doble del actual (12%).
  • Aumentar el personal de los Centros de Salud para finalizar con la masificación (50 o más pacientes al día) y el escaso tiempo de las consultas (menos de 5 minutos por paciente) y redefinir las tareas asistenciales entre todo el personal, ya que actualmente recaen sobre todo en el personal médico. Es preciso replantear los procedimientos de actuación y aumentar el personal: enfermería, fisioterapia, psicología clínica, trabajo social, logopedia, terapia ocupacional, etc.
  • Priorizar las actividades de promoción, prevención, rehabilitación y trabajo comunitario en los Centros con la colaboración de los servicios asistenciales, salud publica e instituciones locales (como ayuntamiento o diputaciones).
  • Extender las actividades de la AP a las Residencias de Mayores, para lo cual es imprescindible recuperar su carácter público. Para eso se deberán incrementar y redimensionar las plantillas de los Centros de Salud, en las localidades donde estén ubicadas).
  • Responsabilizar a la AP de la coordinación de los procesos asistenciales a desarrollar entre los Centros de Salud, Hospitales, Servicios de Salud Pública, atención a la dependencia y asistencia social.

2.- Recuperar los hospitales privatizados, los recursos recortados y crear camas para atender enfermos crónicos y afrontar posibles futuras epidemias

  • Recuperar las 450 camas suprimidas en la última década, las más de 1.000 plazas de trabajadores (513 de personal medico, 184 de enfermería) que permitirían abordar el incremento de la listas espera tras la paralización de los hospitales durante la crisis, y la saturación de los centros en caso de nuevas epidemias..
  • Crear una Red de Hospitales de Promedio y Larga Estancia (para atender las pacientes que no precisan recursos complejos y costosos) que permita descongestionar los hospitales de agudos. Los enfermos crónicos incrementan las listas de espera e incrementan costes. Esta Red sería de gran utilidad ante la posibilidad de futuras epidemias.
  • Recuperar los hospitales privatizados por la Ley 15/95 de Nuevas Formas de Gestión, que deberá ser derogada.
  • Incrementar y ampliar la actividad de los hospitales públicos y reducir la concertación con la privada, recuperando el carácter subsidiario y complementario de los conciertos con centros privados.
  • Reintegrar al sistema los servicios externalizados (laboratorio, radiología, limpieza, cocina, etc) que son más costosos y menos seguros para los pacientes.
  • Acercar la atención hospitalaria a la población en las áreas rurales alejadas de los grandes hospitales para lo cual habrá que recuperar las áreas suprimidas con la reforma de la Ley Gallega de Sacude y los servicios recortados en los Hospitales Comarcales.

3.- Potenciar los Servicios de Salud Pública

  • Mejorar y potenciar la vigilancia y alerta de epidemias, y recuperar lo manejo y la gestión de los sistemas de información, historia clínica, registros del cáncer, etc., que la Xunta adjudicó a empresas multinacionales y la entidad privada.
  • Potenciar y reforzar los Servicios de Epidemiología dependientes de la Conselleria de Sanidad.
  • Elaborar Planes de Salud Pública, en el Sistema y en las Áreas Sanitarias, para intervenir sobre los principales determinantes de la salud con la colaboración con los Centros de Salud y los recursos locales de cada área: medio ambiente, tabaquismo, alimentación sana, ejercicio físico, prevención de riesgos laborales, etc.

4.- Mejorar la coordinación de los recursos sanitarios y socio-sanitarios

  • Participar activamente en el Consejo Interterritorial para llevar el este organismo (que coordina las actuaciones del Ministerio de Sanidad y los Servicios de Salud) los problemas y necesidades de salud de Galicia que exijan de apoyo y recursos.
  • Elaborar de manera participativa, con la implicación de la población y el personal sanitario, un nuevo Plan de Salud de Galicia, que oriente las actividades sanitarias del sistema y la colaboración de otras Consellerias que tienen relación con los determinantes de la salud (incluidas nuevas epidemias).
  • Hacer de las Áreas Sanitarias el espacio para la planificación y gestión integrada de los niveles asistenciales, salud pública, atención a la dependencia y los recursos de instituciones de ámbito local.

5.- Combatir la medicalización del sistema de salud y el consumismo sanitario de la población

  • Desmedicalizar la Atención Primaria, centrada actualmente en la consulta medica, redefiniendo los roles y las tareas a asumir por otros profesionales en los equipos de AP. Habrá que redistribuir las actividades y responsabilidades entre las diferentes categorías profesionales.
  • Controlar las actividades de promoción y marketing de los laboratorios y de la industria tecnológica sobre sanitarios y población. Combatir activamente la corrupción.
  • Exigir la dedicación exclusiva a todo el personal sanitario del sistema sanitario público.
  • Potenciar la información y la educación sanitaria del población para garantizar su implicación en las actividades sobre los determinantes y riesgos para de salud, racionalizar el uso de los recursos sanitarios.

6.- Reorientar la investigación a las necesidades de salud y garantizar su carácter público

  • Priorizar la investigación dirigida a la mejora de la salud.
  • Potenciar la investigación con recursos públicos, acabar con las Plataformas de Colaboración Público Privada que permiten a laboratorios, industria sanitaria y fondos de inversión, utilizar los centros, personal y pacientes del sistema publico para sus intereses comerciales.
  • Exigir en el Consejo Interterritorial la creación y gestión de un Laboratorio Farmacéutico Publico para fabricar y comercializar, genéricos, nuevos medicamentos, pruebas analíticas y equipación sanitaria (para evitar problemas de desabastecimiento como en la pandemia del coronavirus).

7.- Restituir el carácter público del Sistema Sanitario Gallego

  • Recuperar la gestión sanitaria del Hospital Álvaro Cunqueiro, Povisa, Laboratorio Central de Galicia y los servicios externalizados (historia clínica electrónica, receta electrónica, centrales de llamadas y de información, logística y servicios no sanitarios necesarios para garantizar la calidad de la atención en los hospitales públicos.
  • Incrementar el presupuesto sanitario del SERGAS y de la Conselleria de SanidadE, controlando paralelamente el gasto farmacéutico, en nuevas tecnologías y en conciertos, para evitar su apropiación por el sector privado. Para eso Galicia debe participar activamente en las decisiones del Estado sobre medicamentos y gasto farmacéutico, evaluación de nuevas tecnologías, fabricación de equipación sanitario y creación de reservas para futuras pandemias, todo eso a través del Consejo Interterritorial de Sanidad.
  • Reclamar al Gobierno del Estado la supresión de las desgravaciones fiscales de los aseguramientos de salud complementarios.
  • Exigir la abolición del RD 16/2012, para recuperar la universalidad de la atención y acabar con los copagos de los pensionistas.

8.- Impulsar una política de personal sanitario racional y incentivadora

  • Restituir las plazas recortadas durante los últimos años, especialmente en Atención Primaria y en los Hospitales Comarcales.
  • Acabar con la política de personal basada en la interinidad, la contratación basura y la fragmentación de las condiciones laborales. Sacar anualmente a concurso todas las plazas vacantes.
  • Modificar el actual sistema de evaluación e incentivación para que se reconozcan los méritos, capacidades y dedicación del personal, con el control sindical a través de la Mesa Sectorial.
  • Adaptar las plantillas de los Centros de Saude a las nuevas necesidades de atención: Incrementar las plazas de enfermería (para garantizar los cuidados de salud en centros, domicilios y residencias de mayores); psicología clínica, fisioterapia, farmacología clínica, trabajo social, atención temprana, logopedia, terapia ocupacional y personal administrativo.

9.- Democratizar el Sistema Sanitario

  • Modificar la Ley Gallega de Salud para dar participación activa y ejecutiva a la población en todos los niveles, centros y actividades del sistema.
  • Dotar de transparencia a la gestión del sistema sanitario, rindiendo cuentas documentada y anualmente sobre las actividades y resultados de cada centros y servicio (Memorias Anuales de la actividad y resultados del Sergas, Hospitales y Servicios de Atención Primaria).
  • Dar participación al personal sanitario en la gestión de servicios y centros sanitarios.

Federación de Asociaciones Defensa Sanidad Pública