La Asociación Libre de Abogados (ALA) ha reclamado el cese en el Colegio de Abogados de Madrid del periodista Alfonso Merlos por «irregularidades mercantiles” ya que su empresa fue contratada en 2018 cuando no había depositado las cuentas, sin concurso ni convocatoria pública, por importe de 185.000 euros (más del doble de lo que cobra el Presidente de Gobierno de España).

Según denuncian en su escrito los abogados, la compañía de Merlos fue contratada en 2018 «a dedo» en contra del del criterio que rige actualmente en el «Código de conducta y política general de conflicto de intereses» del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM).

Trocadero Comunicación, que así se llama la empresa, no cumplía con la obligación de toda sociedad mercantil de depositar en el Registro Mercantil las cuentas anuales de la sociedad, según indican desde ALA. «En efecto, en el momento de la contratación de Trocadero Comunicación por el ICAM no constaban depositadas las cuentas anuales de 2014, 2015 y 2016, que se depositaron el 28 de febrero de 2018 tras la denuncia de ALA; posteriormente se depositaron con retraso las cuentas anuales de 2017 (el 26 de marzo de 2019) y de 2018 (el 29 de agosto de 2019) ii por lo que el ICAM estaba abonando 185.000.- € anuales a una sociedad que actuaba irregularmente en el mercado incumpliendo sus obligaciones mercantiles y de transparencia», subrayan.

ALA destaca que el Colegio de Abogados de Madrid es una corporación de derecho público, por lo que se dirige conforme a las normas de la contratación pública, por lo que el contrato tenía que haberse basado en la publicidad y el concurso público.

Alfonso Merlos asesoró al actual decano del ICAM, José María Alonso, en su campaña para ganar las elecciones en 2017. Posteriormente, su empresa fue contratada por 185.000 euros, mientras que eran despedidos cuatro trabajadores del área de Comunicación y se contrataban a otros dos.

Asimismo, la empresa de Merlos tiene un capital social de 3.100 euros y el contrato con el ICAM no tiene cláusula de exclusividad, por lo que la presencia del periodista se limita a «alguna hora al día» en el Colegio de Madrid, según denuncia ALA. Por ello, «Alfonso Merlos acude, en virtud de sus compromisos, a otros medios de comunicación (prensa, radio, TV, etc.) emitiendo opiniones en la mayoría de las ocasiones abiertamente contrarias a las políticas de igualdad que defiende el ICAM en perjuicio del prestigio de la Institución, pues él mismo y los medios que le son afines han publicitado su contratación como Director de Comunicación del ICAM», sostienen los abogados de ALA.