La Audiencia Nacional ha eximido al grupo hotelero Barceló de pagar a Hacienda 11,2 millones de euros en concepto del impuesto de sociedades del ejercicio 2006, tras considerar que la reclamación del fisco se realizó 23 días después de que prescribiera el plazo.

La sala de lo Contencioso-Administrativo anula, de este modo, la resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC), dictada en enero de 2015, que confirmaba la reclamación que la Agencia Tributaria había realizado a la compañía cuatro años antes.

En su demanda, Barceló aducía una prescripción del derecho a liquidar debido a dos motivos: la excesiva duración del procedimiento, cuyas actuaciones duraron en total «un año y 55 días», y la interrupción injustificada de la inspección durante más de seis meses.

Ahora los magistrados destacan que algunas de las dilaciones que se achacaron al grupo hotelero «no están justificadas» puesto que «más allá de las normas que regulan la materia» las resoluciones no explicaban «el porqué la demora parcial de entrega de documentación supuso una paralización o, al menos, una perturbación a la normal marcha de la labor investigadora».

En consecuencia, prosiguen, el plazo máximo de duración de las actuaciones «sólo pudo ampliarse en 30 días, con lo que el plazo de un año, concluyó el 19 de agosto de 2012», 23 días antes de que se notificara la liquidación.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario