MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Nacional juzgará a partir del martes a los etarras Óscar Abad Palacios, José Ramón Martínez y Carmen Guisasola Solozabal por el asesinato en 1990 en Vizcaya del funcionario de policía Ignacio Pérez Álvarez por medio de una bicicleta bomba.

La Fiscalía en su escrito de calificación les imputa un delito de asesinato con finalidad terrorista y pide para ellos la pena de 30 años de reclusión mayor y que hagan frente tanto a las costas como a la indemnización que se fije en concepto de responsabilidad civil.

Según el escrito de Fiscalía, en enero de 1990 Abad y Martínez como integrantes de la banda terrorista ETA accionaron por medio de radio control de iniciación eléctrico el artefacto explosivo que previamente habían colocado en la alforja de una bicicleta que estacionaron junto al vehículo del policía. La detonación ocasionó la muerte del funcionario del Cuerpo Nacional de Policía, tal y como pretendían.

Guisasola y un cuarto, Julián Achurra Egurrola, supervisaron las acciones de los dos terroristas en nombre de la banda y facilitaron la información sobre el día a día del policía. Según el Ministerio Fiscal, también habrían facilitado la bicicleta con el artefacto explosivo preciso para cometer el atentado.

Let’s block ads! (Why?)