La Audiencia Provincial de Cádiz ha ordenado por segunda vez la continuación de la causa relacionada con la muerte de 15 migrantes el seis de febrero de 2014 en la playa del Tarajal (Ceuta).

El caso se abrió hace casi cuatro años, cuando un grupo de migrantes de origen subsahariano intentó acceder a territorio español bordeando el espigón marítimo fronterizo y acabó con 15 personas muertas, supuestamente, por las pelotas de goma lanzadas por la guardia civil.

Se encontraron los 15 cuerpos, pero el número total de víctimas nunca se sabrá. Algunos siguen desaparecidos y no todos los que fueron enterrados tienen su nombre grabado en la lápida. Eran más de 200 personas las que intentaron cruzar a nado intentando llegar a España a la desesperada.

En el auto, ha estimado los recursos de apelación interpuestos por cuatro organizaciones sociales contra el auto dictado el pasado 26 de enero por la titular del Juzgado de Instrucción número 6 que ordenó el sobreseimiento libre de las actuaciones relacionadas con esta causa.

La Audiencia reprocha a la jueza instructora que descartase intentar tomar declaración a dos migrantes “sin haber realizado el más mínimo intento de oír a los testigos propuestos y admitidos, sólo con el razonamiento de que dichas personas no se encuentran residiendo legalmente en Alemania” y estima que “tal argumentación no puede admitirse respecto de una prueba propuesta y aceptada en tiempo hábil, menos aun cuando se acordó que la misma se practicaría mediante el auxilio judicial internacional y por videoconferencia, modificándose el criterio sin explicación plausible alguna, lo que atenta claramente contra el principio de invariabilidad de las resoluciones judiciales“.

La Audiencia revocó por primera vez en enero de 2017 el sobreseimiento provisional y libre de las diligencias incoadas por la presunta comisión de supuestos delitos de homicidio, lesiones y prevaricación al entender que la instrucción no se había agotado porque se había “confundido la pertinencia y utilidad de algunas diligencias con el convencimiento, fundado o no, de que serían imposibles de realizar“.

Deja un comentario