La Plataforma Stop Eólicos denuncia que los permisos concedidos por el Gobierno gallego a estos proyectos pueden interferir negativamente en la decisión de la UNESCO para inscribir la Ribeira Sacra, O Courel y la Serra do Oribio dentro del programa MAB (Man and Biosphere) y declarar la Ribeira Sacra como Patrimonio de la Humanidad.

Desastre ambiental causado por las obras del parque eólico Serra do Oribio / ADEGA

Por este motivo, han enviado un informe a la organización exponiendo en detalle la problemática generada por estas autorizaciones eólicas del Ejecutivo de la Xunta. Para el colectivo «resulta de un cinismo político incomparable» que Alberto Núñez Feijóo, al frente del Gobierno gallego «defienda una y otra vez a base de propaganda» este tipo de candidaturas mientras al mismo tiempo en Paradela le permite a Enel Green Power España, filial de endesa, la instalación de 27 aerogeneradores de gran porte e innumerables tendidos eléctricos de media y alta tensión, «atravesando el territorio y modificando sin remedio uno de los paisajes rurales más singulares de toda Galicia», lo que afecta no sólo a la Ribeira Sacra como comarca, sino también a lo que supone el Camino de Santiago y su área periférica.

En la Serra do Oribio -señalan desde la entidad- «la situación es equiparable», pues junto con la Ribeira Sacra y O Courel, esta zona situada entre las localidades lucenses de Triacastela y Samos aspira a formar parte de la séptima Reserva de la Biosfera declarada en Galicia por la UNESCO.

Stop Eólicos recuerda que las reservas de la biosfera, por definición, «cumplen unha función de conservación, destinada a la protección de la biodiversidad, los ecosistemas y los paisajes», algo «del todo incompatible con la implantación de un parque eólico en uno de los más destacados macizos montañosos de Galicia».

Para la Plataforma, en este sentido, la Xunta de Galicia está haciendo gala «de un preocupante desconocimiento» al autorizar el nuevo parque eólico de la empresa Fergo Galicia Vento en plena Red Natura 2000 y dentro de la Zona de Especial Conservación (ZEC) y Zona de Especial Protección de los Valores Naturales (ZEPVN) Ancares-Courel, pues pone en riesgo la conservación de especies en peligro de extinción como el oso pardo cantábrico o el águila real, además de otras en situación de vulnerabilidad, afectando además «al hermoso (e insustituible) paisaje de la comarca».

El colectivo considera necesario la instauración de un nuevo modelo eólico, «y unos responsables políticos para los que la protección del medio ambiente, los paisajes y el rural gallego y sus gentes sean la prioridad, no el favorecimiento de un mayor beneficio para los que más tienen, como las grandes empresas del oligopolio eléctrico y sus filiales». Porque para Stop Eólicos, «la Galicia verde y azul del PP no deja de ser pura propaganda mientras Feijóo parece olvidar que la protección de la naturaleza para las futuras generaciones es cosa hechos, no de palabras».

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario