El Secretario General de la ONU, António Guterres, ha indicado que ya no hay financiación suficiente para apoyar a la Agencia de la ONU encargada de asistir a los refugiados palestinos, la UNRWA. No podrán garantizar la educación de medio millón de niños después del mes de agosto, y a partir de julio se tendrían que tomar difíciles medidas que afectarán todos los servicios de la Agencia de la ONU que atiende a los refugiados palestinos, incluidos los de personal. “Millones de refugiados palestinos confían en nosotros para aliviar su sufrimiento y ayudarlos a construir un futuro mejor. Cuentan con que tomemos una acción inmediata”, dijo António Guterres a la Asamblea General.

No podemos abandonarlos. Debemos hacer todo lo posible para garantizar que los alimentos continúen llegando, que las escuelas permanezcan abiertas y que las personas no pierdan la esperanza”, expresó Guterres.

UNRWA fue establecida en 1949 y ofrece asistencia y protección a 5,3 millones de palestinos en Gaza, Cisjordania, Siria, Líbano y Jordania, se encuentra funcionando actualmente con un déficit de 250 millones de dólares, después de que Estados Unidos retirara más de la mitad de su apoyo financiero.

La ayuda a Palestina no es algo opcional

Si no se reciben donaciones a tiempo, los fondos de la Agencia se acabarán para finales de este verano, afirmó Pierre Krahenbuhl, jefe de la UNRWA, quien presentó a los Estados miembros un informe detallado de las dramáticas dimensiones de la crisis financiera. “En este momento no tenemos el dinero para asegurarnos que las escuelas se abran en agosto y tendremos que tomar medidas extremas a partir de julio que impactarán nuestros servicios y a nuestro personal. Lo que está en riesgo es la comida de un millón de personas en la Franja de Gaza, la ayuda psicosocial, la asistencia de las necesidades básicas para 100.000 refugiados en Cisjordania y la educación de más de 500.000 niños”, expresó Krahenbuhl.

El presidente de la Asamblea General aseguró a los Estados que la brecha de financiación es muy grande y el futuro es muy incierto para la UNRWA y las comunidades y niños que dependen de ella. “Tenemos que reunir esos 250 millones, pero también tenemos que mirar hacia el futuro porque la UNRWA no es algo opcional, la necesidad de sus servicios es muy urgente. Muchos aquí tenemos hijos, imaginemos que tuviéramos que preocuparnos todo el verano sin saber si podrán regresar a la escuela, eso sería inaceptable aquí, y es inaceptable allá”, dijo Miroslav Lajčák.

El Secretario General hizo eco a las palabras de Lajčák y resaltó los esfuerzos que la Agencia ha realizado en los últimos meses para ahorrar y recaudar dinero, entre ellos el lanzamiento de la campaña “La dignidad no tiene precio” para donantes privados.

No podemos permitir que los esfuerzos vitales de UNRWA fracasen. No proporcionar los recursos que se necesitan con urgencia tiene un precio: Más dificultades para las comunidades. Más desesperación por la región. Más inestabilidad para nuestro mundo”, dijo Guterres.

La Agencia ha invertido más de 500 millones de dólares en pequeñas empresas centrándose en los hogares dirigidos por mujeres y sacando a las familias palestinas de la pobreza. También provee asistencia alimentaria a más de 1,7 millones de refugiados, en esfuerzos que se han llevado a cabo en un entorno de dificultades y conflictos económicos crónicos.

Unamos nuestras ideas y propongamos una solución inmediata para el déficit. Pero no nos olvidemos de lo más importante: la necesidad urgente de una solución política”, concluyó Miroslav Lajčák.

Deja un comentario