La banca española cerró 2018 con un recorte del 1,8 % en sus peticiones de financiación a largo plazo al Banco Central Europeo (BCE), que quedaron en 167.421 millones de euros, frente a los 170.444 millones pedidos el año anterior.

Según los datos de cierre de año que hoy ha publicado el Banco de España, esos 167.421 millones de euros eran a su vez ligeramente inferiores a los 167.500 millones solicitados el mes anterior, lo que sigue siendo la cantidad más baja desde marzo de 2017, cuando sumaron 147.927 millones.

En cuanto a la liquidez a corto plazo, las peticiones aumentaron año contra año hasta los 167 millones de euros desde los 96 millones de diciembre de 2017, y vivieron un ejercicio lleno de altibajos, que tuvo su momento culminante en octubre, con 466 millones de euros solicitados.

La información publicada hoy también pone de manifiesto que el Banco de España elevó considerablemente en 2019 las compras de deuda pública y bonos de bancos que forman parte del programa de estímulo de la economía europea a través de la adquisición de activos del Banco Central Europeo, que terminó en diciembre.

En concreto, estas adquisiciones sumaron 338.184 millones a cierre de diciembre, 34.705 millones más que un año atrás.

Deja un comentario