Borrador automático

El paro registrado descendió en julio en 4.253 personas y aumentó la afiliación a la Seguridad Social en 15.514 cotizantes, las cifras más bajas desde el inicio de la crisis en 2008. Al analizar los datos en detalle surgen sombras: en términos desestacionalizados el paro repunta y apenas se crea empleo, se mantiene la feminización del desempleo (las mujeres salen de la trampa del paro en menor medida que los hombres), aumenta la contratación temporal y cae la contratación indefinida y la rotación laboral sigue en máximos.

De estos datos destacan el freno sufrido por la caída del paro y la creación de empleo, que se une a la parálisis política por la no formación de un Gobierno estable, lo que impide adoptar los cambios acordados con los sindicatos que el mercado laboral precisa.

Seis de cada diez personas en paro son mujeres. La protección frente al desempleo registra una brecha de género de 10 puntos porcentuales: en junio la tasa de cobertura de los hombres (67%) está diez puntos por encima de la de las mujeres (57%). Es necesario adoptar mediadas de calado para combatir que la cara del desempleo, la precariedad y la pobreza siga siendo femenina.

La contratación temporal supone el 91,5% de los contratos firmados. Es imprescindible, como mínimo, modificar los artículos 15 y 42 del Estatuto de los Trabajadores para revertir los efectos nocivos que se mantienen por la reforma laboral del PP. El volumen de contratos indefinidos está cayendo ligeramente en 2019 lastrado por la supresión del contrato de fomento a emprendedores, que de momento no compensa el aumento que registra el resto de modalidades de contratación indefinida de mayor calidad.

La rotación laboral está en máximos y afecta a la contratación temporal y también a la contratación indefinida. Además de la alta temporalidad de la contratación importa mucho más su baja duración media: se firman muchos contratos de muy corta duración que apenas se traducen en empleo. En 2018 solo el 1,3% de la población asalariada trabaja con contratos de duración inferior a 1 mes, aunque el 38% de los contratos firmados tenía una duración inferior a 1 mes. La rotación y la precariedad no son exclusivas de la contratación temporal, y tras la reforma laboral de 2012 la contratación indefinida se ha precarizado y cada vez sirve menos para acceder a un empleo estable.

Necesitamos que se forme Gobierno cuanto antes”, ha señalado Lola Santillana, secretaria de Empleo de CCOO, “un Gobierno estable y progresista que apueste por el empleo de calidad y corrija y derogue reformas como la laboral, de pensiones, fiscalidad y de desempleo, fundamentalmente”.

Deja un comentario