El escándalo de corrupción que ha destapado The Telegraph ha dolido en la Familia Real española. El diario británico, que ya destapó hace unos meses la presencia de Felipe VI como segundo beneficiario de la empresa “offshore” donde se ingresó la supuesta donación de 100 millones para su padre por parte de Arabia Saudí, ha vuelto a sacar a la luz parte del entresijo de corruptelas entre la monarquía española.

En este nuevo caso se trata de Josep Cusí, propietario de la empresa Navilot, que pagó la mitad de la luna de miel de Felipe VI y Letizia. El viaje de recién casados llevó a los borbones por Jordania, Camboya, Fiji, Samoa, EEUU y México, dejando tras de sí una factura de cerca de 467.000 dólares. De este montante, Cusí, a través de Navilot, pagó facturas por valor de 269.000.

La Casa Real ha reaccionado a estas informaciones publicando el último estado de liquidación del presupuesto de la institución, a fecha de 31 de marzo. En estas cuentas se recoge que la asignación que el actual jefe del Estado retiró a mediados de marzo al rey emérito no volverá a las arcas del Estado, ya que se destinará al fondo de contingencia, que utiliza para sufragar los gastos imprevistos o que no se contemplan en el presupuesto de la institución.

Juan Carlos I dejará de percibir este año 161.034 euros, después de que Felipe VI anunciase que se le retiraba su asignación presupuestaria tras el escándalo de los pagos de Arabia Saudí a Juan Carlos I y que situaban a monarca como segundo beneficiario de los 100 millones de euros.

El año pasado, el presupuesto total de la Casa Real fue de 7,88 millones de euros. Felipe VI percibió un sueldo de 248.562,36 euros, superior al de 2018 al aplicarse el incremento de subida salarial de los empleados públicos. La reina Letizia percibió 136.701,36 euros en 2019.