La Comisión Europea (CE) reconoció hoy los avances legislativos logrados hasta el momento en la Unión de Mercados de Capital, pero, al mismo tiempo, instó a la Eurocámara y al Consejo (los países), legisladores de la Unión Europea, a acelerar el trabajo sobre las propuestas pendientes de aprobación.

La Unión de Mercados de Capital reúne una serie de herramientas que pretenden facilitar las inversiones en la UE y fomentar el uso de la financiación no bancaria.

«La Comisión ha proporcionado los principales bloques para construir la Unión de Mercados de Capital. Necesitamos un compromiso constante del Parlamento Europeo y los Estados miembros para completar este esfuerzo», declaró en un comunicado el vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis.

Pese a esa llamada de atención cuando se acercan las elecciones a la Eurocámara, convocadas para finales de mayo y que supondrán un parón en la aprobación de nuevas leyes comunitarias, el Ejecutivo de la UE concedió que «muchas» de sus propuestas han sido acordadas.

En concreto, diez de las trece iniciativas legislativas de la CE sobre los mercados de capital han sido ya pactadas entre el Parlamento Europeo y los Estados miembros.

Entre esas medidas, figuran un plan de pensiones paneuropeo que podría contratarse y disfrutarse en todos los países de la Unión Europea, propuestas para facilitar la financiación de pequeñas y medianas empresas mediante los mercados de capital, así como para ayudar a la reestructuración de empresas «viables» con dificultades financieras, de forma que puedan evitar la insolvencia.

Igualmente, se ha dado luz verde a reducir los trámites burocráticos para las firmas que buscan financiación y esta misma semana se pactó una propuesta para fortalecer la supervisión de las actividades de las cámaras de compensación, intermediarios clave en transacciones financieras, que busca fijar un marco para vigilar tras el «brexit» un negocio que está concentrado en Londres.

Aun así, la Eurocámara y los países todavía deben pactar tres propuestas, incluida la revisión de las autoridades europeas de supervisión, que pretende lograr una mayor convergencia en las tareas de vigilancia entre los Estados miembros y reforzar la aplicación de las normas, con el objetivo de combatir el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo.

En ese caso, el Parlamento y el Consejo se encuentran en plenas negociaciones y Dombrovskis confió en que se cierre un acuerdo la próxima semana.

«Hemos logrado progresos muy buenos y con un poco de flexibilidad por parte de los dos colegisladores podemos llegar (a un acuerdo) la próxima semana», comentó.

Más allá de esas trece iniciativas, los colegisladores también han acordado dos propuestas sobre finanzas sostenibles que aspiran a mejorar los requisitos de divulgación relacionados con los riesgos de sostenibilidad y a desarrollar estándares mínimos para cotas sobre bajas emisiones de carbono.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario