Veinticinco muertos y casi 80 heridos, en la considerada como la mayor tragedia de Ciudad de México después del terremoto que asoló el país en 2017. El fallo en una estructura provocado por el derrumbe de una viga, hizo caer este lunes por la noche dos vagones de la línea 12 del Metro en mitad de una de las vías principales en el sureste de la capital. El puente se desplomó casi en la intersección entre Iztapalapa y Tláhuac, dos de las delegaciones más grandes y populares de la ciudad.

Tláhuac e Iztapalapa están entre las cinco alcaldías que concentran más personas en situación de pobreza. Tláhuac acumula casi un 40% de su población en situación crítica y en Tláhuac, una cuarta parte de la población de seis a cuatro años no está escolarizada y un 26% de las viviendas no cuenta con energía eléctrica. Además, en la zona donde ocurrió la tragedia se acumulan miles de trabajadores esenciales para el funcionamiento del centro de la capital.

En Ciudad de México prosiguen las labores de desescombro mientras las autoridades informan que es muy baja la probabilidad de que queden personas atrapadas entre los hierros. Decenas de familias destrozadas pasaron toda la noche buscando entre los escombros algún indicio de sus desaparecidos y corrieron de hospital en hospital con la esperanza de que alguno de ellos estuviera allí. Los cuerpos de los fallecidos están siendo trasladados a una morgue improvisada por el Gobierno de la Ciudad de México a la espera de ser identificados por sus familiares.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y la jefa de gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunciaban el martes la puesta en marcha de una investigación sobre las causas del accidente.

La clase trabajadora mexicana llora
La clase trabajadora mexicana llora

«Visitamos nuevamente el lugar del incidente con ingenieros, el secretario de obras y servicios, el director del instituto de seguridad de las construcciones, la directora del Metro. Ellos ayudarán a hacer una revisión general del elevado de línea 12 y otras líneas del metro», señalaba Sheinbaum en redes sociales.

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México anunciaba que se decretaban tres días de luto en la capital del país por el terrible incidente: «Hemos decretado tres días de luto en la CdMx en solidaridad con las víctimas de la lamentable tragedia del día de ayer en la línea 12 del metro quienes recibirán del gobierno todo el apoyo», escribía en su perfil de Twitter.

El metro de Ciudad de México es uno de los más transitados del mundo, con unos 6 millones de pasajeros diarios y los ciudadanos han criticado la precariedad de las instalaciones y la falta de mantenimiento de una infraestructura que suele padecer interrupciones.

El objetivo de la construcción de la línea 12 era dotar de transporte público y facilitar el traslado de la inmensa ola de trabajadores del sur y conectarla con grandes arterias de la ciudad como Insurgentes. El anuncio llegó en 2006, recién llegado al poder Marcelo Ebrard. Cuatro años después, al filo de terminar el mandato de Ebrard, la obra fue inaugurada por todo lo alto.

Menos de medio año después, una parte de la línea, incluyendo la zona del puente elevado que se desplomó este lunes, fue suspendida por el nuevo Gobierno capitalino. Jorge Gaviño, el entonces director del Metro de Ciudad de México, denunció que la obra “nació con problemas endémicos que no se van a solucionar nunca en su vida” y que requeriría mantenimiento “de una manera permanente”.

Desde la suspensión de la línea en 2014, la espiral de acusaciones empezó acrecer. Por un lado, el consorcio encargado de la construcción de la obra, la constructora insignia de México, ICA, la filial mexicana de la francesa Alstom y la división de infraestructura de Carso, el gigante de Carlos Slim, demandó al Gobierno capitalino por retratos en el pago. Años después, el propio consorcio fue también sentenciado a pagar una multa por 2.121 millones de pesos por retrasos, trabajos no ejecutados, daños y perjuicios en la construcción.

El exdirector del Proyecto Metro, Enrique Horcasitas Manjarrez fue condenado a 20 años de inhabilitación para desempeñar cargos públicos. Mientras que el director general de ICA aseguró que la obra estaba bien hecha y que el problema eran los trenes, “que no son compatibles con la vía”.

Florencia Serranía, directora del Metro de la CDMX, señaló que el STC enviará toda la información sobre la Línea 12 a la Fiscalía General de Justicia, para aclarar las causas del derrumbe: «Colaboraremos con la Secretaría de Obras y Servicios y entregaremos a la Fiscalía General de Justicia toda la información que tenga el Metro para esclarecer la causa del incidente, queremos que se conozca la verdad de lo que sucedió y vamos a colaborar con las autoridades para eso».

El terremoto de 2017 afectó a la estructura del metro

Tras casi dos años de parón, la línea volvió a funcionar tras numerosos estudios y reparaciones, hasta que el terremoto de 2017 volvió a golpear la línea. Los vecinos de la zona alertaron a las autoridades de que el temblor había afectado a la estructura del metro de forma visible, cerca del punto que se hundió este lunes. Las autoridades capitalinas detectaron un daño en la base de la columna 69 y el Sistema de Transporte Colectivo (SCT) ordenó su reparación.

A pesar de las continuas reformas, los vecinos del lugar continuaron denunciando el mal estado en que se encontraba la estructura. La actual directora del metro, Florencia Serrano, indicó que en la última revisión de la estructura en 2020 el viaducto elevado de la línea 12 no presentó anomalías.

Varios países muestran sus condolencias a los familiares de las víctimas

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, dedicó unas palabras de solidaridad, en nombre del país estadounidense, a las familias de las víctimas que perdieron la vida o que se vieron afectadas con el desplome del convoy: «Anoche, un paso elevado de un ferrocarril colapsó en la Ciudad de México. Estados Unidos ofrece nuestro más sentido pésame a las familias y seres queridos de los perdidos, y deseamos una pronta y completa recuperación a los heridos».

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, también mostró su solidaridad con México: «Canadá está junto a la gente de la Ciudad de México, y está pensando en ella esta mañana. Nuestros corazones están con las familias y amigos de las víctimas del trágico accidente del paso elevado».

Por su parte, el embajador de Francia en México, Jean-Pierre Asvazadourian, informó que en las instalaciones de la Embajada de su país se izó la bandera francesa a media asta en memoria de todas las víctimas del «accidente trágico» ocurrido en la Línea 12 del metro de la CDMX.

También Rusia, Panamá y Venezuela se han sumado a los mensajes para los familiares de las víctimas expresando sus condolencias a través de sus ministros de Relaciones Exteriores o de sus embajadas.

Asimismo, clubes de fútbol como el Barcelona, PSV, Bayer Leverkusen y la selección mexicano han mandado mensajes de apoyo para todos los que atravesaron por esta difícil situación.

DEJA UNA RESPUESTA