La misiva, a la que ha tenido acceso Europa Press, señala que la Congregación de Mena «no debe consentir» que ocurra, «por ser contraria al espíritu y finalidad» de lo que se celebra, «además de ser radicalmente opuesta a los estatutos» por los que se rige dicha cofradía.

No obstante, aclaran: «Esto no es óbice para que, sin lugar a dudas, estemos abiertos a recibirle en fechas distintas a las actuales, lo que por otro lado nos permitiría prestarle una atención más personalizada».

El hermano mayor de la Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad, Antonio de la Morena, traslada a los líderes políticos de los tres partidos en la carta, ante la particular situación política de este año, que ninguno de los actos previstos en esta Semana Santa «pudiese considerarse como escenario de debate electoral y llegar a ocasionar en nuestra Congregación y en nuestro entorno tensiones de carácter político o ideológico, más allá de las metas señaladas en los estatutos».

Así, admiten en la carta la «inquietud» ante la expectativas generadas en la ciudad de Málaga por la coincidencia del periodo de campaña electoral, que se ha iniciado este viernes, y la propia Semana Santa, de ahí el análisis realizado «con natural y honda preocupación» y el acuerdo de la junta de gobierno.

Desde la Congregación de Mena han confirmado a Europa Press la propuesta del hermano mayor, que cuenta con el «apoyo y el beneplácito» de todos los hermanos, la junta de gobierno y el consejo de la hermandad. También han asegurado que los tres partidos políticos «han entendido y comprendido» la petición realizada.

El desembargo de los caballeros legionarios y el traslado de los sagrados titulares de la Congregación de Mena es uno de los actos más multitudinarios de la Semana Santa malagueña. Se celebra el Jueves Santo por la mañana, previa a la salida procesional ese mismo día por la tarde.