ECS. Bruselas. | El portavoz de la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo y eurodiputado en el Parlamento Europeo por el partido político Ciudadanos, Jordi Cañas, pidió a la Comisión Europea en una pregunta escrita que investigara un presunto fraude en la exportación de tomates desde el Sáhara Occidental bajo etiqueta marroquí, una práctica que contraviene la normativa europea y la Cláusula de Asociación entre la Unión Europea y Marruecos.

Un informe de la ONG española Mundubat reveló que entre un 7% y un 14% de los tomates que exporta Marruecos a Europa proceden de tierras cercanas a la ciudad de Dajla, ubicada en el Sáhara Occidental, región ocupada por Marruecos. Desde allí, las verduras se transportan a la ciudad marroquí de Agadir, donde se mezclan con tomates procedentes de los invernaderos de la región. Allí, los tomates de Dajla se envasan y etiquetan como producto marroquí.

La comercialización de estos tomates viola muchas leyes europeas y el Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Marruecos, que estipula que los productos que llegan a Europa deben llevar una etiqueta que indique el origen de su producción. Jordi Cañas.

El consumidor europeo no está recibiendo información correcta sobre el verdadero origen del tomate.

Jordi Cañas señala que esta situación también conduce a una competencia desleal con los agricultores europeos, añadiendo que «estas prácticas reducen significativamente la producción de tomate en países europeos como España»

Por lo tanto, propone que la Comisión Europea lleve a cabo sus propias investigaciones sobre las presuntas prácticas fraudulentas denunciadas en el informe Mundubat y por numerosas organizaciones del sector hortofrutícola europeo. En el mismo sentido pide también a la Comisión Europea que explique exactamente cómo puede garantizar que Marruecos respete el Acuerdo de Asociación UE-Marruecos y la Resolución del Consejo 2019/217 en relación con productos cultivados en el Sáhara Occidental, región no autónoma pendiente de descolonización.

No obstante, esta no es la primera pregunta que recibe la Comisión Europea sobre este tema. Ya en septiembre de 2019, Manu Pineda y Sira Riego, de Unidas Podemos, se dirigieron a esta institución europea a través de una solicitud para que responda sobre la importación ilegal de productos del Sáhara Occidental ocupado a la Unión Europea.

La pregunta planteada en ese momento se dirigió al Comité para evaluar en qué medida la importación de estos productos perjudicaría a la población saharaui, cuyos recursos están siendo expoliados por grandes corporaciones multinacionales y agricultores de Europa. También se preguntó en ese momento considerar la necesidad de etiquetar los productos, ya sea de Marruecos o del Sáhara Occidental, para que los consumidores puedan saber de dónde provienen realmente el producto que consumen.

Del mismo modo, esta no es la primera vez que el eurodiputado Jordi Cañas se dirige a la Comisión Europea por la actitud de Marruecos, a principios de mes, y en relación a la inmigración, el funcionario preguntó acerca  del uso de la inmigración por parte de Marruecos como arma política para chantajear a España.

La pregunta llega en un momento en el que las organizaciones hortofrutícolas europeas y españolas presionan a la Comisión Europea para que intervenga para proteger el mercado europeo de las tácticas abusivas marroquíes, que han hundido el sector y provocado innumerables pérdidas. 

Fuente: El confidencial Saharaui

DEJA UNA RESPUESTA