La agenda del Eurogrupo era exigua. Tanto, que el briefing informativo para la prensa de la semana pasada duró minutos. Y así ha sido este lunes, que empezó a las tres de la tarde y tres horas después ya había concluido: los ministros de Economía de la zona del euro básicamente aprovecharon para confirmar al irlandés Philip Lane como miembro del consejo del Banco Central Europeo –no había otro candidato– y a seguir discutiendo sobre qué hacer con el presupuesto para la eurozona, que han impulsado Francia y Alemania pero que no termina de cuajar enderezarse.

Lo mismo ocurre con la garantía de depósitos, para la que se ha creado un grupo de alto nivel para hacer una propuesta en los próximos meses, y a cuyo debate contribuye un grupo técnico coordinado por España y Alemania. 

Pero lo que sí tienen bien presente los ministros y la Comisión Europea es que las elecciones europeas son el 26 de mayo, en poco más de tres meses, y que todos los cargos y líneas políticas serán sometidos a revisión. 

“El debate ahora es entre el populismo y la integración europea”, ha dicho el comisario económico, Pierre Moscovici, tras la reunión del Eurogrupo, y tras ser preguntado por las “incertidumbres” que afectan a la economía europea, después de haber publicado unas previsiones económicas que dibujan menores crecimientos de los previstos. 

“Tenemos la incertidumbre de cómo terminará la pugna comercial entre EEUU y China, y también de qué pasará con el Brexit. Pero el debate interno en Europa ahora es entre populismo e integración europea”, ha insistido Moscovici, socialista francés, país en el que se esperan buenos resultados para sus competidores: Macron, Le Pen y Melenchon.

“Es responsabilidad de los políticos”, ha dicho el presidente del Eurogrupo, el ministro socialista portugués Mário Centeno. 

Deja un comentario