El viernes 14 de junio poco después de las 10 a.m. (hora del este de EE.UU.), en una decisión devastadora, la Corte Suprema de Estados Unidos ha puesto fin de manera oficial y efectiva al derecho al aborto en aproximadamente la mitad de los estados del país.

El fallo tuvo seis votos a favor y tres en contra, los jueces Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan. “Con tristeza, por esta corte, pero en mayor medida, por los millones de mujeres estadounidenses que hoy han perdido una protección constitucional fundamental, disentimos”, escribieron.

La decisión en el caso conocido como “Dobbs contra Jackson Women’s Health” revierte las leyes establecidas tras la histórica decisión del caso “Roe contra Wade” de 1973, así como la del caso  “Planned Parenthood contra Casey”.

Lea el fallo —en inglés— del caso Dobbs contra Jackson Women’s Health.

La opinión mayoritaria en el caso “Dobbs contra Jackson Women’s Health” es prácticamente idéntica al borrador filtrado el mes pasado. Después de la filtración, entrevistamos a la profesora de derecho Michele Goodwin, autora de “Policing the Womb: Invisible Women and the Criminalization of Motherhood” (El control sobre el útero: Mujeres invisibles y la criminalización de la maternidad), que analiza cómo en Estados Unidos históricamente se puso en peligro la salud de las mujeres de color y se les negó el acceso a servicios esenciales. Goodwin se refiere a las nuevas restricciones al aborto como “las nuevas leyes Jane Crow” y advierte que estas leyes buscan criminalizar aún más la salud reproductiva y alentar al personal médico a violar la confidencialidad y denunciar ante las autoridades a las personas que se hubieran autoinducido un aborto.

https://www.democracynow.org/es/

 

DEJA UNA RESPUESTA