La cultura y tradiciones del País Vasco protagonizarán por primera vez, del 8 al 14 de abril, el festival «La Huella de España» en La Habana, en una edición especial que marcará las tres décadas del evento y tendrá como invitado al cantautor bilbaíno Tontxu.

«Esta ‘Huella de España’ es especial porque visibiliza la herencia vasca en Cuba, quizá no tan potente en la isla como la de Canarias, Asturias o Galicia, pero aún así, digna de poner en relieve», dijo a la prensa la bailarina cubana Irene Rodríguez, directora artística del festival.

Organizada desde 1989 bajo la dirección de la legendaria coreógrafa y bailarina Alicia Alonso, -quien se mantiene a sus 97 años como presidenta de honor-, la cita incluirá este año varias presentaciones del Ballet Nacional de Cuba, conferencias, exhibiciones de películas, muestras de fotografía y de artesanías.

Por primera vez se incluirá el deporte en el festival, que usualmente solo abarca las artes y las letras, pero que en su edición 28 auspiciará una competencia de pelota vasca, disciplina con gran arraigo en la isla, que tiene una Federación Cubana de Pelota Vasca y pelotaris con medallas en citas internacionales.

Dentro del evento, que coincidirá con la llegada a La Habana del buque escuela español «Juan Sebastián Elcano», resalta además una conferencia sobre el ilustre marino vasco, el primero en circunnavegar la tierra, impartida por el comandante de la nave que lleva su nombre, el capitán de navío Ignacio Paz García.

Descendientes de emigrantes españoles en el país caribeño, agrupados en la federación de Sociedades Españolas de Cuba, protagonizarán varios espectáculos con danzas y canciones típicas.

El Ballet Nacional de Cuba (BNC), fundado por Alicia Alonso, compartirá las galas del sábado 13 y domingo 14 de abril con la Compañía Irene Rodríguez de baile español, que estrenará en debut mundial la pieza «Encierro».

El BNC bailará «Tierra y Luna» de la española María Rovira, una versión del pas de deux «Esmeralda» de Marius Petipa y «Majísimo», un «ballet de muchísima tradición que hemos rescatado y vamos a presentar después de tiempo sin hacerlo», adelantó la nueva subdirectora del Ballet Nacional de Cuba, Viengsay Valdés.

Valdés, recientemente designada para tomar las decisiones artísticas de la compañía insignia del ballet cubano, significó la importancia de continuar celebrando «La Huella de España» como un «importante legado» de Alicia Alonso y una manera de «visibilizar la indiscutible influencia de la cultura española en Cuba».

Por su parte, el embajador español en la isla, Juan Fernández Trigo, agradeció a «todos los cubanos que nunca han querido romper sus vínculos con España, no solo económicos, sino también culturales y familiares».

El diplomático señaló que ya era hora que se conociera mucho más sobre la cultura del País Vasco y agregó que un festival como este demuestra la «diversidad» de las tradiciones hispanas y su arraigo fuera de la península ibérica.

«Se dice que Cuba es el país más pro-español de América. Yo no aspiro a tanto. Aspiro a que tengamos una relación de equilibrio y admiración mutua y ‘La Huella de España’ ha contribuido, ha aportado esa posibilidad de conocernos más», insistió.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario