La CUP llevará al pleno del Parlament de esta semana una moción con la que insta al Govern a no permitir campañas «que niegan los derechos humanos y la igualdad» que promuevan entidades de extrema derecha como HazteOír y Vox.

La iniciativa, recogida por Europa Press, pide dejar de otorgar subvenciones a cualquier organización o colectivo religioso «que niegue el derecho a las mujeres de decidir sobre el propio cuerpo, niegue la existencia de violencia machista o defienda posturas de recorte de derechos contra las mujeres» y que se les denieguen las licencias y permisos para colocar publicidad.

En el último pleno, la diputada de la CUP Natàlia Sànchez acusó a la Generalitat de dar 30.000 euros en concepto de subvención a la fundación Provida y el conseller de Trabajo, Chakir el Homrani, dijo que se harían inspecciones «si se diera algún caso» de actividad contra los derechos de la mujer.

La moción quiere condenar al arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, por sus palabras sobre presuntos abusos a menores en la Iglesia: el religioso dijo que algunos casos «no son tan graves como para poder decir que tienen que ser secularizados», pero luego matizó sus declaraciones y asumió la gravedad del asunto.

Los ‘cupaires’ buscarán que el Govern condene públicamente el papel de la Iglesia Católica «como institución patriarcal que ha vulnerado y vulnera derechos fundamentales contra las mujeres y los niños».

RECUPERAR ARTÍCULOS ANULADOS

La moción de la CUP llama a recuperar de forma «inmediata» artículos anulados por el Tribunal Constitucional de la Ley de Igualdad y a crear un equipo específico de Inspección de Trabajo para combatir las desigualdades que afectan a las mujeres, como el acoso sexual, la brecha salarial y las ofertas de trabajo sexistas.

Asimismo, plantea la creación de una red de vivienda pública para mujeres víctimas de violencia machista mediante la expropiación de pisos de la Sareb y Bankia, «que ya han sido pagados con dinero público por la ciudadanía mediante el rescate bancario».

APOYO A LA HUELGA FEMINISTA

Los comuns también han registrado una moción para el pleno de esta semana en la que plantean que el Parlament apoye la huelga feminista del 8 de marzo y rechace iniciativas como el autobús que la entidad HazteOír ha hecho circular por Madrid y Barcelona por «menospreciar las violencias machistas».

CatECP quiere que el Govern cree una Conselleria de Feminismos y LGTBI para garantizar que las políticas de esos ámbitos impulsadas desde la Cámara catalana se ejecutan y que se reforme el IRPF.

Concretamente, plantean que la deducción en la cuota por alquiler de vivienda habitual a familias numerosas se extienda a las monoparentales y que se cree una nueva reducción del impuesto para trabajadoras del hogar.

PSC-UNITS

El grupo del PSC-Units propondrá al pleno que el Govern modifique su Presupuesto para pasar de los 7,96 millones en políticas de igualdad de 2017 a un mínimo de 16 millones.

De igual modo, los socialistas quieren que se aumente la dotación del cuerpo de inspectores laborales para luchar contra la discriminación y que de garantice que las camareras de piso no tengan una carga de trabajo perjudicial para su salud.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario