La actriz Ana Milán ha aprovechado el Día de la Madre para brindar un homenaje a la suya, Catalina Milán, que ya no está aquí. Milán ha escrito una dedicatoria bajo el título de «Una pizca», que se ha vuelto viral y ha recibido miles de «me gusta» en Twitter.

En la dedicatoria dice: «Gracias mamá, por dejar que hiciera mi camino, por permitir que me equivocara sin añadir un ‘te lo dije’, por dejarme volar sola aunque ese vuelo te quitará el sueño. Gracias por ese ‘nena tú vales mucho’ con el que siempre me animas. Te debo todo lo que no soy, te dedico todo lo que soy»

«Gracias por enseñarme que antes de saber mandarlo hay que saber hacerlo. Que si llevas escote no lleves minifalda. Que si no te llama, es porque no le gustas. Que si te quiere te busca. Que leer es un patrimonio. Que a veces el silencio es un arma poderosa. Que una pizca es una pizca y quien no lo sepa es que no sabe cocinar. Que para hablar con Dios lo último que se necesita es un cura. Que el charol se limpia con leche. Que ser buena persona está admitido en todas las religiones. Que la paella quiere diez minutos de fuego fuerte, diez de flojo y cinco de reposo».

La dedicatoria de Ana Milán a su madre que se ha vuelto viral / Imagen: GTRES
La dedicatoria de Ana Milán a su madre que se ha vuelto viral / Imagen: GTRES

«Gracias por esa risa tuya que, cuando te da, no hay manera de entender lo que dices. Perdóname por todo aquello que no supe ver hasta que no fui madre, cuánto juicio cabe en la ignorancia. Jamás hubo un reproche, gracias»

«Jamás nadie me rascará la espalda así. Nunca jamás me han vuelto a secar el pelo al sol. Contigo descubrí que podía hacer reír y que si te daba mi palabra tenía que ser ley, no siempre lo he conseguido. Me quedo con tu apellido y tu nariz, me quedo con cada recuerdo y tu mala circulación, con el pelo fino y el alma delicada, me quedo con aquel secreto que me contaste aquella mañana en la que me colé en tu cama para acurrucarme en ti. Y tu te quedas en mí, mamá”.

Además, la actriz ha publicado en Instagram una imagen en la que se puede ver a ambas sosteniendo una copa de cava en la mano, acompañada del siguiente mensaje: «Hoy escuece, para qué mentir. Mamá brindo contigo y por ti. Y que sepas que te oigo reír cuando hago alguna de las mías. Que te oigo aconsejarme aunque sepas que rara vez hago caso. Feliz día, mamá. Te quiero muchísimo».

DEJA UNA RESPUESTA