La hora llegó y el desahucio fue ejecutado sin miramientos dejando a 5 personas, 2 de ellas menores de edad, en la calle. Aroa y Laura son una pareja que conviven con los hijos de la primera, y con edades de 10, 8 y 5 años. Esta familia sin recursos llevaba varios meses obligada por sentencia judicial a abandonar la casa en la que entraron a vivir como ocupas en el municipio de Móstoles, Madrid.

La Diócesis de Getafe es la propietaria del inmueble. La congregación remite a Cáritas y al Ayuntamiento la responsabilidad de buscar una alternativa habitacional a esta familia ya que, siempre según su versión, el inmueble ocupado está destinado a sacerdotes que trabajan por la zona o que están de visita, y no a la asistencia social.

Además de quedarse en la calle, fueron condenadas a un delito leve de usurpación de inmuebles con multa de 270 euros

Desde el viernes, la pareja está viviendo en casas de conocidos. Sus hijos, que no estuvieron presentes en la ejecución del desahucio, se quedaron en casa de su abuelo. El Ayuntamiento de Móstoles se ha comprometido a darles una alternativa, indicándoles que la obtendrían en la semana del 3 al 7. De momento siguen esperando.

La primera sentencia que les obligaba a abandonar este inmueble se dictó en septiembre. Además de quedarse en la calle, la magistrada que llevó el caso condenó a la pareja por un delito leve de usurpación de inmuebles y al pago de una sanción de 270 euros. Desde entonces esta familia ha intentando prolongar la ejecución de la decisión a la espera de conseguir una alternativa, situación que no se ha dado.

La congregación remite a Cáritas y al Ayuntamiento la responsabilidad de buscar una alternativa habitacional

La pareja aseguró que la primera vez que les visitaron los representantes de la diócesis les propusieron una alternativa, pero al enterarse de que se trataba de una pareja de lesbianas, no volvieron a tener noticias y solo les indicaban que tenían que abandonar el inmueble. Un portavoz de la diócesis niega esta acusación indicando que no sabían que eran lesbianas.

No es la primera polémica que salpica a esta institución, su obispo ha llegado a ser denunciado por el Observatorio contra la LGTBfobia por un posible delito de odio ante la Fiscalía al cargar contra la Ley de Transexualidad madrileña y asegurar que “retuerce la naturaleza humana”.

Deja un comentario