Para que la cadena de despropósitos no siga y para que un equipo de profesionales se haga cargo de la dinamización del monumento. Porque tras la firma del convenio de gestión cultural entre la Diputación de A Coruña y el Ayuntamiento de Cabana de Bergantiños, algunas actividades como las que en ocasiones se han celebrado en el entorno del dolmen, y que en absoluto guardan relación con su contexto prehistórico, han terminado por desvirtuar el verdadero sentido que debería tener el recinto.

No se trata de estar en contra de carreras populares, rutas ciclistas o actividades de exaltación gastronómica como la celebración del evento “Saberes y Sabores” del pasado 9 de diciembre, en el que se organizó una degustación de berberecho con distintas preparaciones, sino que se trata de aplicar el sentido común. Sobran recintos y espacios públicos para organizar estas y otras muchas iniciativas. No convirtamos al Dolmen de Dombate y su contexto en una “caseta de feria”.

Porque en este sentido, que evidencia la línea marcada por el actual alcalde de Cabana José Muiño y su asesor de cultura José Mª Varela, se está reduciendo al absurdo el verdadero sentido de lo que es y para que sirve un centro arqueológico y un monumento tan importante como Dombate. Un PP apoyado sin fisuras en este caso de manera incomprensible por el dejar hacer del diputado provincial del área de Contratación, Patrimonio y Equipamentos Xesús Soto (BNG).

LA SITUACIÓN YA SE ADVIRTIÓ EN EL PARLAMENTO DE GALICIA 

Hay que recordar que el pasado 6 de julio de 2016 todos los grupos parlamentarios a excepción del Partido Popular apoyaron una Proposición No de Ley presentada en aquel momento por Alternativa Galega de Esquerda (AGE), para que el Parlamento autonómico instara los profesionales de la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta de Galicia a asumir la titularidad del monumento.

El diputado Xabier Ron denunció entonces que el objetivo de la Administración de la Xunta es “velar por la integridad del patrimonio cultural gallego” y apostó durante su intervención por una titularidad y gestión del Dolmen de Dombate plenamente públicas y orientadas a su preservación ante la evidencia de que los convenios que actualmente mantiene la Diputación Provincial de A Coruña con el Ayuntamiento de Cabana de Bergantiños “no son los más apropiados” y que “todo apunta a que el Ayuntamiento de Cabana no gestionó bien el centro y de la forma más respetuosa con el patrimonio cultural“. Sobran comentarios.

Deja un comentario