El sábado, decenas de miles de personas salieron a la calle en Yuen Long para protestar por la inacción policial a la hora de responder con rapidez a las decenas de matones que golpearon a gente en la estación de tren de Yuen Long el pasado domingo por la noche.

La policía había declarado ilegítima la protesta del sábado, y disparó varias rondas de gas lacrimógeno, balas de goma y rondas de espuma contra quienes se manifestaron.

La noche del sábado, Man-kei Tam, director de Amnistía Internacional Hong Kong dijo sobre esta situación que “las escenas violentas que se vivieron esta noche en Yuen Long se debieron en parte a que la policía de Hong Kong decidió avivar una situación tensa de por sí, en lugar de aplacarla». «Que la policía declarase ilegítima la protesta de hoy es sencillamente un error en virtud del derecho internacional”, indicó.

El director de Amnistía en Hong Kong añadió que “si bien la policía debe poder defenderse, en la noche de hoy los agentes actuaron reiteradamente como agresores: golpearon a manifestantes que se replegaban, atacaron a civiles en la estación de tren y actuaron contra periodistas».

«Es alarmante que, según parece, este tipo de respuesta de mano dura sea actualmente el modus operandi de la policía de Hong Kong, a la que instamos a cambiar rápidamente de forma de proceder”, senteció Man-Kei Tam.

 

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario