Aceites y Energía Santamaría, la empresa de Lucena (Córdoba) que ha denunciado CCOO por negarse a abonar los atrasos de la actualización salarial a sus trabajadoras con la excusa de que en el convenio colectivo pone “trabajadores”, ha recibido una subvención de 278.000 euros de la Junta de Andalucía.

La subvención a Aceites y Energía Santamaría, publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) el pasado 5 de mayo, ha sido concedida por la Agencia Andaluza de la Energía, que depende de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio. La cantidad subvencionada, 278.176,50 euros, se enmarca en la denominada “línea de pyme sostebible”y tiene por objeto el “cambio del modelo de gestión de la energía por parte de las pyme”.

Es intolerable que la Junta destine el dinero de todos los andaluces a una empresa que se mofa de sus trabajadoras. La Consejería de Empleo, Empresa y Comercio debe abrir un expediente sancionador a Aceites y Energía Santamaría para que no pueda acceder a nuevas ayudas públicas.

FACUA – Consumidores en acción pide a la Junta que actúe ahora con la misma contundencia que cuando su Dirección General de Consumo advirtió a la federación de usuarios de que utilizar en una publicación el masculino genérico consumidores en vez de la expresión personas consumidoras implicaba prácticas de “lenguaje sexista” y “podría considerarse una infracción leve de la Ley General de Subvenciones”. La federación criticó la censura lingüística que pretendía imponerle el organismo de la Consejería de Salud por el uso del masculino genérico.

La Orden de 5 de octubre de 2015 por la que se aprueban la Bases Reguladoras Tipo para la concesión de subvenciones en régimen de concurrencia competitiva impide que acceda a ellas una empresa sancionada o condenada por resolución administrativa firme o sentencia judicial firme por alentar o tolerar prácticas laborales consideradas discriminatorias por la legislación vigente” (artículo 2.3.j), según indica Facua.

 

Deja un comentario