La esposa del expresidente de Nissan Motor y Renault Carlos Ghosn prestó este jueves declaración ante la fiscalía nipona sobre las últimas acusaciones que conllevaron la nueva detención de su marido, informaron sus abogados.

Carole Ghosn fue interrogada en el Tribunal del Distrito de Tokio por petición de la fiscalía y tras regresar la víspera de Francia, adonde se había desplazado desde Japón el pasado viernes, un día después de que las autoridades niponas volvieran a arrestar a su esposo.

La mujer del expresidente de Nissan y Renault había sido citada como testigo sobre la nueva acusación presentada por la fiscalía contra el exejecutivo por un posible delito de abuso agravado de confianza, por el cual Ghosn fue detenido de nuevo mientras disfrutaba de libertad bajo fianza.

Las autoridades niponas sospechan que el exdirectivo ha usado al parecer parte de unos fondos de Nissan y Renault transferidos a una distribuidora con sede en Omán y desviados a una empresa a nombre de su esposa y con sede en un paraíso fiscal.

Carole Ghosn contestó a las preguntas de la fiscalía y negó su implicación en las irregularidades, dijo su representante legal a la cadena estatal nipona NHK.

Su marido fue detenido por primera vez el pasado 19 de noviembre en Tokio, acusado de haber ocultado a las autoridades financieras de Japón compensaciones millonarias supuestamente pactadas con Nissan.

Sobre el empresario pesan otras tres acusaciones formales, dos relacionadas con la ocultación de las remuneraciones, y una tercera de abuso de confianza de Nissan por presuntamente haber usado fondos de la empresa para cubrir pérdidas financieras personales y realizar pagos, injustificados para la compañía, a un empresario saudí.

En un vídeo grabado antes de su última detención y publicado este martes, el exejecutivo se reafirmó en su inocencia ante todos los cargos presentados en su contra y aseguró que el caso es fruto de un «complot» de altos cargos de Nissan para apartarlo del poder.

DEJA UNA RESPUESTA