Un nuevo escándalo sexual compromete a Donald Trump a mes y medio de las elecciones presidenciales. Una ex modelo llamada Amy Dorris ha revelado ahora que sufrió una agresión sexual por parte del candidato republicano en 1997.

Amy Dorris tenía 24 años. Su novio por aquel entonces Jason Binn, conocido de Donald Trump, la invitó a ir a casa del ahora presidente y también a su palco VIP en el US Open.

“Me crucé con él cuando salía del baño. Se acercó bruscamente y me metió la lengua hasta la garganta. Me quise apartar antes pero no me dejaba”, ha explicado la ex modelo.

«Luego me agarró más fuerte y me pasó las manos por el culo, los pechos, la espalda, por todas partes», ha añadido.

Dorris asegura que no lo contó antes para proteger a su familia pero que su terapeuta y su madre lo supieron en su momento, algo que han corroborado. 

Aunque afirma no recordar si contó todo lo que había sucedido a su novio sí señala que le pidió que mantuviese a Trump alejado de ella.

Los abogados del presidente han negado las acusaciones y han subrayado que su pareja de aquella época no conoce nada del asunto y que todo sale ahora que se acercan las elecciones.

Hace cuatro años, también en campaña, hasta 11 mujeres denunciaron haber sido víctimas de abuso sexual en el pasado por parte de Donald Trump.

En 2005 se daba a conocer un audio en el que Trump afirmaba durante una conversación con Billy Bush que: “Cuando eres famoso, te dejan hacer lo que quieras. Agarrarlas por el c…, lo que sea”.

La lluvia de denuncias no afectó entonces a su carrera electoral y Trump ha negado categóricamente todas. Incluso ha llegado a defender a varios hombres acusados de delitos sexuales, incluido el juez Brett Kavanaugh.