La ex primera dama de El Salvador Ana Ligia de Saca, acusada de delitos de corrupción por una millonaria malversación, enfrenta este lunes una audiencia preliminar, que se prevé dure cinco días y en la que se decidirá si la procesada pasa a juicio.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó de que el Juzgado Séptimo de Instrucción de San Salvador ya formó la audiencia, la cual esta previsto que se extienda hasta el viernes.

Miguel Flores Durel, abogado defensor de la ex primera dama, explicó a la prensa que están «a la espera de que la Fiscalía les de una respuesta para llevar a cabo un procedimiento abreviado», el cual fue solicitado por la procesada en noviembre de 2018 para recibir una pena leve a cambio de confesar el delito de lavado de dinero.

La legislación salvadoreña establece que el Ministerio Público puede pactar con los procesados una pena mínima, que no podrá ser apelada en ninguna instancia, a cambio de su confesión y que los jueces deberán respetar el trato.

A un proceso similar optó el exmandatario Elías Antonio Saca (2004-2009), quien fue sentenciado a 10 años de cárcel y a devolver al Estado 260 millones de dólares por malversar más de 300 millones del presupuesto estatal junto a seis excolaboradores.

Ana Ligia de Saca y otras 15 personas son acusadas de los delitos de lavado de dinero y encubrimiento de lavado de dinero cometidos al supuestamente lavar unos 22 millones de dólares que eran parte de los más de 300 millones que Saca malversó durante su Administración.

La cónyuge de Saca es la primera esposa de un expresidente salvadoreño en ser procesada penalmente en la historia reciente del país centroamericano.

Saca y su mujer llegaron al Ejecutivo bajo la bandera de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) de donde el exmandatario fue expulsado.

Arena, fundada por el mayor del Ejército y supuesto autor intelectual del magnicidio de San Óscar Arnulfo Romero, Roberto D’Abuisson, ha sido señalada por varios casos de corrupción durante su paso por la Presidencia.