La ex alcaldesa de Lima Susana Villarán negó este sábado haber incurrido en delitos de corrupción dentro del caso Odebrecht, donde está imputado por presuntamente haber recibido 3 millones de dólares de la constructora brasileña para su campaña contra el referéndum que buscaba destituirla de su cargo.

En un mensaje publicado en redes sociales, Villarán negó haber delinquido al supuestamente haberse financiado con dinero de una empresa con la que tenía firmados contratos de obra pública en la capital peruana.

«Todo este tiempo he cumplido rigurosamente con las medidas de restricción que me han impuesto y asistido a todas las citaciones. Lo seguiré haciendo. Creo en una justicia imparcial y pronta, muy alejada del espectáculo mediático», escribió Villarán.

Los aportes de Odebrecht para la campaña del ‘No’ de Villarán fueron ratificados esta semana por el exdirector de la empresa en Perú Jorge Barata, durante el interrogatorio al que fue sometido en Brasil por los fiscales peruanos a cargo del caso.

Según las filtraciones del testimonio de Barata en medios locales, el ejecutivo señaló que el millonario aporte de Odebrecht para mantener a Villarán al frente de la alcaldía fue negociado y tramitado por ex gerente municipal José Miguel Castro.

Sin embargo, el empresario indicó que la misma Villarán le llamó por teléfono para agradecerle la aportación de la empresa a su causa.

Ante estas revelaciones, la comisión parlamentaria de Defensa del Consumidor y Organismos Reguladores de los Servicios Públicos del Congreso, presidida por el fujimorismo, citó a Villarán para que declare este lunes sobre los contratos que la Municipalidad de Lima suscribió con Odebrecht durante su mandato.

Los sobornos del caso Odebrecht se dieron en doce países de Latinoamérica y en Perú tiene imputados a los expresidentes Alejandro Toledo (2001-2006), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) y hasta la pasada semana también a Alan García (2006-2011), pero este se suicidó cuando iba a ser detenido.

En paralelo a los millonarios sobornos para adjudicarse grandes contratos en obras públicas, Odebrecht también financió las campañas electorales de los principales líderes políticos hasta en al menos dos oportunidades.

Fuente