MADRID 26 (EUROPA PRESS)

«Quería seguir en activo, creo que aún tengo mucho que dar, pero los partidos son así», ha dicho Barreiro en declaraciones a Europa Press. Barreiro tuvo que pasar del PP al Grupo Mixto del Senado por exigencia de Cs, que reclamó su salida del partido para apoyar los Presupuestos del Gobierno de Mariano Rajoy el año pasado.

La veterana política estaba siendo investigada en el Tribunal Supremo por su supuesta relación con el ‘caso Púnica’, causa que sin embargo el pasado octubre fue archivada al no acreditarse ningún delito. Volvió entonces al Grupo Popular y lo hizo coincidiendo con una reunión de los ‘populares’ del Senado presidida por Pablo Casado. El nuevo presidente del PP felicitó públicamente a la senadora porque se hubiera hecho «justicia» y «rehabilitado» su nombre, dijo, y alabó su actitud ante la exigencia de Cs: «Te honra».

Pero finalmente Pablo Casado no ha incluido a Pilar Barreiro en la lista al Senado ni en la del Congreso y la política ha asegurado que lo asume con naturalidad después de 30 años en la primera línea. La exsenadora, que denuncia que ha sufrido una «absoluta persecución jurídica» que además ha tenido que costearse, deberá ahora decidir su futuro fuera de la política con 63 años.

Barreiro asegura que se enteró de su relevo cuando se presentaron las candidaturas, pero que no tiene en cuenta «las maneras» e insiste que lo respeta «absolutamente». «Respeto la responsabilidad de los dirigentes cuando les toca hacer las listas y agradar a todo el mundo es imposible», reitera. «Sé que todo se hace en favor de conseguir mayorías que permitan gobernar al PP», añade.

La exsenadora comenzó en 1991 como alcaldesa de Cartagena y diputada en la Asamblea de Murcia. Mantuvo la alcaldía hasta el año 2015, cuando pasó a ser senadora. También fue diputada por Murcia de 2008 a 2015.

DEJA UNA RESPUESTA