Miguel Guerrero Sánchez.— Aunque Franco murió en la cama, la flebitis que le llevó al averno infinito le devino a éste por su impotencia para frenar la descomposición de su régimen, ante el empuje del movimiento obrero y popular organizado, aunque el dictador, en sus últimos estertores, lo hiciera matando. Las fuerzas progresistas de este país estaban preparadas para el salto a la “democracia participativa”.

Pero los jefes más destacados de la militancia obrera y popular, traicionando a ésta, se aliaron con la gran burguesía, coadyuvando a la transición engañosa de la dictadura militar por la dictadura del capital liberal, acomodándose al viejo régimen de la monarquía de los borbones. A eso le llamaron, con pompas, “transición de la dictadura a la democracia”, y mucha gente se lo creyó.

A partir de ahí todo fue coser y cantar: los torturadores glorificados con honores de Estado y las fuerzas policiales represivas, y los ejércitos enemigos del pueblo republicano, puestos como garantes del orden constitucional de 1978, a la medida de la dictadura del capital.

El triunfo de la oligarquía le dio a ésta toda la fuerza para organizarse rápidamente, cuando una vez pasado el susto de la caída de la estructura organizativa franquista y los incorregibles reformistas de la mal llamada izquierda, le dieron la mano tendida. Nace la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y el IBEX-35 adherido al Plan de Apoyo a la “Transición”. El IBEX-35 es el índice de referencia de la bolsa española, conformado por las 35 empresas más importantes que cotizan en la bolsa de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia; cada seis meses se reúne su comité asesor técnico para estudiar los cambios de su composición. En este holding, junto a los bancos más poderosos, están las energéticas, eléctricas y gasísticas: Enagás, Endesa, Iberdrola, Naturgy y Red Eléctrica. Muchas del holding antiguamente públicas y después privatizadas por el PP y el PSOE, para colocar a sus amiguetes.

Las empresas del IBEX-35 mantienen en su nómina a más de medio centenar de políticos del PP y del PSOE. En particular Enagás, Abengoa, Endesa, Iberdrola y Red Eléctrica, concentran un total del 71% de los “enchufados”, de los 36 consejeros en 16 empresas del sector eléctrico-gasista. (Como aquí solo nos ocupamos de la factura eléctrica, no mencionaremos a otras ni, a las de telefonía).

¿Qué está pasando con la factura de la luz?

Que España es uno de los países con la factura más cara de la UE. En el 2020 los españoles pagamos una media de 0,2298 euros por kwh, frente a 0,0982 que, por ejemplo, pagaron los búlgaros por recibo, dos veces más barato.

La nueva factura de la luz aprobada por el PSOE-U-Podemos, el 05.05.21 para aplicar el 01.06.21, va precedida de una retahíla de normas sacadas de circulares, órdenes y decretos, bendecidos por la imperial UE. Todo esto planteado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), dependiente del Gobierno de España y también bajo la tutela de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que es la encargada de velar por su buen funcionamiento, aunque en la práctica casi nunca ve nada.

La nueva tarifa de la factura introduce un peaje con discriminación horaria que enreda su interpretación y que ni dios la puede explicar a los consumidores. Esto quiere decir que el precio del kilovatio será diferente según las horas del día y de la noche. Lo “enredan” por tramos:

Potencia “Punta”: De 8 de la mañana a 12 de la noche. Pero con los precios más elevados de 10 de la mañana a 2 de la tarde, y lo mismo de 6 de la tarde a las 10 de la noche, de lunes a viernes no festivos.

Potencia “Valle”: De 12 de la noche a 8 de la mañana y todas las horas de sábado y domingo, así como fiestas nacionales.

Potencia “Llano”: Un precio menos caro de 8 a 10 horas, de 2 a 6 de la tarde y de 10 a 12 de la noche. Y con un precio más reducido en las horas nocturnas de 0 horas a 8 de la mañana y todas las horas de fines de semana y festivos.

A ver quien cojones puede explicar este galimatías y quien de los consumidores puede llevar la cuenta de cómo y cuanto gasta de energía. Esta endiablada opacidad permite que las eléctricas ganen un millón más cada día a través del recibo de la luz. Ya en la primera mitad de este año, Endesa, Iberdrola y Naturgy, han elevado sus beneficios en más de un 60%.

Los precios del kilovatio, absolutamente inflados, se producen por las subastas diarias a donde acuden los buitres de las eléctricas; este foro gestionado por el “pool” (Informe de riesgos por operaciones bancarias) y por “ebitda” (Indicador financiero de tu empresa antes de restar los intereses e impuestos que tienes que pagar por la deuda contraída).

Según informe “ebitda”, las ganancias de este sector han aumentado un 402% al alcanzar 4.483 millones de € del mismo periodo del año pasado.

La catadura moral de la oligarquía industrial y financiera española está reflejada en el carácter de los halcones del IBEX-35, y en particular de estas tres empresas de electricidad, llevándose la palma José Ignacio Sánchez Galán de Iberdrola, por dar credibilidad el juez de la Audiencia Nacional a la acusación del fiscal contra este por varios delitos, donde destaca el pago al ex comisario Villarejo, como tapadera de una organización criminal que lavaba fondos públicos de los fondos reservados del Ministerio del Interior en la etapa del PP; y por su implicación en la supuesta red de comisiones de Iberdrola a políticos del PP.

Nosotros, los comunistas del PCPE de todos los rincones del Estado Español, entendemos que la rapiña de la oligarquía a través de la factura eléctrica es un ataque más dirigido a la clase obrera y a todas las familias laboriosas, en la contienda de la lucha de clases. Nosotros, a pesar del barrido vendaval soplado por el reformismo, hemos luchado y lucharemos contra el capitalismo en su totalidad y, en especial, contra su oligarquía agresora y fascista.

Nosotros, que hemos aprendido de la dialéctica marxiana interpretada por Lenin, lo mismo que otros destacamentos revolucionarios de signo marxista-leninista, en esta brega, hemos de situar la unidad de acción y orgánica con nuestros hermanos de lucha, para construir una alternativa fuerte y creíble, capaz de acabar con el letargo de las masas. Que abra el surco para salir de la odisea de los “perdedores históricos” y construir un mundo nevo sin explotados ni explotadores.

Unidad y lucha

DEJA UNA RESPUESTA