La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ante la aprobación por el Consejo Interterritorial del documento Marco Estratégico para Atención Primaria de Salud tiene que señalar lo siguiente:

  1. Durante los gobiernos del PP, con las ministras Ana Mato, Dolors Monserrat y el ministro Alfonso Alonso, las actuaciones del Ministerio de Sanidad respecto a la Atención Primaria han estado simplemente ausentes, aunque las políticas de recortes y la aprobación del RDL 16/2012 propiciados desde el Gobierno han tenido evidentes efectos negativos sobre la Sanidad Pública en general y muy especialmente en la Atención Primaria (AP).
  2. Todos los datos existentes ponen de relieve que la AP ha sido desfinanciada durante la crisis, mucho más que la especializada, y que lejos de producirse una recuperación con la salida de la misma, continua su postergación en el sistema sanitario.
  3. Esta Estrategia es un intento importante de volver a poner en el orden del día de la agenda sanitaria un tema tan crucial como es la AP, y por lo tanto es en si mismo encomiable, y debe valorarse de manera positiva.
  4. Asimismo la mayoría de las cuestiones y de los objetivos que plantea si se llevasen a cabo supondrían un avance significativo en la situación de la AP y mejorarían de manera importante su capacidad para abordar los problemas de salud de la población.
  5. No obstante lo dicho, desde la FADSP tenemos que señalar algunas insuficiencias:
    • La primera es la forma de elaboración por un grupo que representa básicamente los intereses corporativos de las profesiones sanitarias que han sesgado mucho las propuestas que se realizan.
    • La segunda es la ausencia de un análisis de la situación de la AP, de sus problemas e insuficiencias que no se circunscriba tan solo a las vivencias de los profesionales, y que recoja por ejemplo las percepciones de la población que señalan en el Ultimo Barómetro sanitario que solo en el 47,5 % de los casos reciben cita en 48 horas y en el 24% en mas de 6 días
    • La tercera es que aunque se hace referencia a la necesidad de incrementar los presupuestos destinados a AP (apartado B1) no se hace ni un estudio económico de las propuestas ni menos aún compromisos firmes al respecto.
    • La cuarta es que el fenómeno de privatización de la AP que se vive en algunas CCAA ni siquiera se menciona, mucho menos se analiza, como tampoco se hace respecto al aumento de las consultas al medico de cabecera en el sector privado.
    • La quinta es la notoria ausencia de cualquier referencia ala participación comunitaria que debería de ser uno de las características fundamentales del modelo de AP.
  1. La FADSP ha participado en este documento cuando ya se había avanzado en su redacción, y lo ha hecho mediante 2 aportaciones escritas, en todo caso hay que reconocer que ha sido recogida una propuesta que entendemos es fundamental para la adherencia de la población a la AP y para su accesibilidad y continuidad, como es la necesidad de que al menos el 95% de las peticiones de consultas de AP se atiendan en 48 horas (Acción C1.3), lo que no se mencionaba en los borradores a los que tuvimos acceso.
  2. Por eso entendemos que se trata de un primer paso, insuficiente, pero importante, para volver a poner en la agenda de la política sanitaria y de las políticas públicas la necesidad de reforzar la AP y de convertirla en el eje vertebrador de la Sanidad Pública, por eso resulta inexplicable la actitud de los Consejeros del PP rechazando esta propuesta, o quizás demasiado explicable porque de su práctica diaria se concluye que solo están interesados en recortar, deteriorar y privatizar la AP y la Sanidad Pública.

En resumen, consideramos que se trata de un avance, aunque insuficiente, y pensamos que puede ser el primer paso para hacer una apuesta para que la AP sea realmente el nivel básico del sistema sanitario, con capacidad para desarrollar las actividades de promoción y prevención de la salud; facilitar el acceso de la población a la Sanidad Pública en condiciones de equidad; realizar la asignación racional y eficiente de los recursos (en base a las necesidades de los pacientes); garantizar la continuidad a los cuidados de salud de las personas a lo largo de todas las etapas vitales; permitir la participación social en la planificación y control del sistema sanitario. Desde la FADSP seguiremos trabajando para el cumplimiento de los compromisos que establece este Marco Estratégico y para avanzar en su mejora.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario