La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid ha denunciado que la Comunidad de Madrid, «por su incompetencia y negativa a reforzar la Sanidad Pública, está llevando a la región a una nueva oleada sin control de la Covid19».

«Con su actuación ante la pandemia la actuación de la Comunidad de Madrid está poniendo en riesgo la salud de la población, y es la principal responsable de la situación que vive la Comunidad, aumento continuado de casos, ausencia de rastreo, e incremento de enfermos hospitalizados y en UCI», señalan desde la asociación en un comunicado.

Señala la FADSP que «la Comunidad no solo ha demorado tomar medidas para evitar los contactos, por ejemplo, el uso de mascarillas o una regulación estricta y restrictiva de los locales de ocio, sino que cuando lo ha hecho, tarde, no ha implementado las medidas necesarias para asegurarse de su cumplimiento, lo que supone que cientos de miles de personas (un 10.15% de la población) está ignorando las medidas de precaución. Parece obvio que es necesario volver a la fase 2 y/o realizar confinamientos limitados en algunas zonas con especial incidencia y transmisión».

Asimismo, afirman que «no existen suficientes rastreadores en la región, frente a los 2.600 precisos no llegamos a los 600 y se ha demostrado que la Comunidad incumplió sus promesas al respecto. A la vez se conciertan 22 rastreadores con una empresa en la que “casualmente” trabaja un hermano del consejero mientras no se atiende la oferta gratuita de 100 rastreadores por el Ayuntamiento de Madrid, y se sigue esperando para actuar a que se produzcan un aumento de los casos, es decir se va detrás de los acontecimientos y no se actúa para prevenirlos. Por otro lado, no se producen los necesarios contactos entre los rastreadores y la AP».

La Atención Primaria sigue en un estado de «casi postración», destacan, señalando que se encuentran «con recursos mínimos que no se han incrementado, sin cubrir el personal que está de vacaciones, con más de una treintena de centros cerrados, con horarios reducidos y problemas para la atención presencial, focalizada en recogidas de PCR y con citaciones en una semana. Una buena manera de demostrar que la AP debe ser la base de atención en la pandemia».

«Los hospitales están empezando a atisbar la saturación. Como es sabido la Comunidad tiene pocas camas hospitalarias, que además se redujeron en 1600 en los últimos años, durante la primera oleada se colapsaron y se abrió el hospital del IFEMA que se cerró de manera irresponsable (quizás porque el negocio estaba en montarlo, mantenerlo un tiempo y luego desmontarlo), a lo que se unió el despido del personal contratado al efecto. Ahora con más de 1.300 camas cerradas por el verano la situación puede llegar a la saturación en breve plazo si siguen incrementándose los nuevos casos al ritmo actual. La solución de la Comunidad ya se conoce, Construir un nuevo centro en Valdebebas (otro negocio para las constructoras amigas), que no se sabe cuándo estará operativo y para el que no se está contratando personal (un hospital no es solo un edificio y equipamiento sino sobre todo personal especializado, ¿quizás se piensa otra vez derivar personal de una AP ya descapitalizada?), y mientras tanto “disminuir los ingresos” ¿de nuevo condenando a los internos enfermos en las residencias a morir sin la asistencia que necesitan?. Estamos avanzando en la dirección equivocada, precisamos más camas con urgencia en los centros públicos, reabriendo las que se cerraron los años pasados, abriendo las plantas sin utilizar, y sobre todo dotándolas de personal suficiente», indican desde la asociación.

Uno de los puntos clave en Madrid durante la pandemia, las residencias, «siguen sin el necesario control y los medios para abordar el problema, pero lejos de mejorar su situación la Comunidad parece empeñada en extender el problema con traslados absurdos de contactos que solo consiguen más contagios, y se desatienden las peticiones de los Ayuntamientos para dotar adecuadamente a las residencias. ¿Nadie va a pagar por estas decisiones absurdas?», se preguntan desde FADSP.

«En fin, estamos en una situación más que preocupante en la Comunidad de Madrid, ante la que el gobierno y los responsables sanitarios de la misma solo actúan con improvisación, anuncios mediáticos que frecuentemente incumplen y negando a la Sanidad Pública los medios materiales y personales que necesita mientras se fomentan descaradamente los negocios privados con dinero público… Si no se reorienta la política sanitaria, si no se cambian sus responsables la situación sanitaria avanzara más pronto que tarde hacia el desastre», finalizan.