La maquinaria propagandística de Vox ha desplegado una campaña electoral en Euskadi teñida de falsedad y manipulación. Bajo el lema «Sabes que es verdad», el partido ultra ha optado por una estrategia deshonesta, basada en la tergiversación de cifras y la distorsión de la realidad.

Según los datos presentados, Vox ha tergiversado las estadísticas sobre delincuencia y violencia sexual en el País Vasco para avivar las llamas del miedo y la xenofobia. El líder del partido, Santiago Abascal, ha esgrimido un supuesto aumento del 200% en las violaciones y ha denunciado una invasión de inmigrantes ilegales en las calles vascas, basándose en cifras manipuladas.

Sin embargo, los hechos hablan por sí mismos. Según el balance de criminalidad del Ministerio del Interior, los robos con violencia e intimidación en Bizkaia se redujeron un 11% en el último año, mientras que las agresiones sexuales con penetración disminuyeron un 1,7% en el País Vasco y un 9,8% en Gipuzkoa. Estas cifras desmienten rotundamente las afirmaciones alarmistas de Vox.

Necesitamos exigir transparencia y responsabilidad a aquellos que aspiran a representarnos, de rechazar categóricamente las mentiras

Además, el líder del partido ultra ha hecho hincapié en un supuesto acaparamiento de ayudas sociales por parte de los inmigrantes, presentando datos sesgados para respaldar sus afirmaciones. Según el Departamento de Trabajo y Empleo del Gobierno vasco, solo el 34% de los beneficiarios de prestaciones de garantía de ingresos son extranjeros, lo que contradice la retórica de Vox sobre este tema.

La sociedad merece líderes que se rijan por principios éticos y morales, no por estrategias maquiavélicas y falaces. Necesitamos exigir transparencia y responsabilidad a aquellos que aspiran a representarnos, de rechazar categóricamente las mentiras y la demagogia que amenazan con socavar nuestros valores más fundamentales.

Condenamos enérgicamente la manipulación de datos por parte de Vox y llamamos a la ciudadanía a no sucumbir ante las artimañas de aquellos que buscan envenenar nuestro tejido social con sus mentiras y engaños. Es hora de alzar la voz contra la desinformación y defender con firmeza la verdad y la justicia.

DEJA UNA RESPUESTA