Aunque lavarse las manos con jabón es fundamental para combatir enfermedades contagiosas como la COVID-19, millones de personas de todo el mundo no tienen fácil acceso a unas instalaciones para hacerlo, informó UNICEF en vísperas del Día Mundial del Lavado de Manos, el día 15 de octubre.

«La pandemia ha recalcado el papel fundamental que desempeña la higiene de las manos en la prevención de enfermedades. Además, ha puesto de relieve un problema ya existente para muchos: lavarse las manos con jabón sigue estando fuera del alcance de millones de niños en los lugares donde nacen, viven y se educan», asegura Kelly Ann Naylor, directora asociada de Agua, Saneamiento e Higiene de UNICEF. »Es inaceptable que las personas que viven en las comunidades más vulnerables no puedan poner en práctica la forma más sencilla de protegerse a sí mismas y a sus seres queridos. Debemos actuar de inmediato para que todo el mundo disponga de los medios para lavarse las manos con jabón en todas partes, tanto ahora como en el futuro.»

Según las estimaciones más recientes:

  • Solo tres de cada cinco personas de todo el mundo cuentan con instalaciones básicas para el lavado de manos.
  • El 40% de la población mundial, o, lo que es lo mismo, 3.000 millones de personas, no dispone de instalaciones para lavarse las manos con agua y jabón en su hogar.
  • Casi tres cuartas partes de las personas que viven en los países menos desarrollados carecen de instalaciones para lavarse las manos en su hogar.
  • En el 43% de las escuelas no hay instalaciones para lavarse las manos con agua y jabón, lo cual afecta a 818 millones de niños en edad escolar. · En siete de cada 10 escuelas de los países menos desarrollados no hay un lugar destinado a que los niños se laven las manos con agua y jabón.
  • En los 60 países con mayor riesgo de sufrir crisis humanitarias y de salud a causa del virus:
    • Dos de cada tres personas (un total de 1.000 millones) no disponen de instalaciones básicas para lavarse las manos con agua y jabón en su hogar. Alrededor de la mitad de ellas son niños.
    • Cuando comenzó el brote, tres de cada cuatro niños no disponían de servicios básicos para lavarse las manos en su escuela; la mitad de todos los niños carecían de servicios básicos de agua; y más de la mitad no tenían acceso a un servicio básico de saneamiento. ·
  • En África Subsahariana, el 63% de la población de las zonas urbanas (un total de 258 millones de personas) carece de acceso al lavado de manos. Por ejemplo, un 47% de los sudafricanos que viven en las zonas urbanas, o, lo que es lo mismo, 18 millones de personas, carecen de instalaciones básicas para lavarse las manos en su hogar, mientras que la probabilidad de que los residentes urbanos más ricos tengan acceso a esas instalaciones es 12 veces mayor.
  • En Asia Central y Meridional, un 22% de la población urbana (un total de 153 millones de personas) carece de acceso al lavado de manos. Por ejemplo, casi el 50% de los habitantes de las zonas urbanas de Bangladesh (o, lo que es lo mismo, 29 millones de personas) y un 20% de la población urbana de la India (91 millones de personas) no tienen instalaciones básicas para lavarse las manos en su hogar.
  • En Asia Oriental, el 28% de quienes habitan en las zonas urbanas de Indonesia (el equivalente a 41 millones de personas), así como el 15% de la población urbana de Filipinas (7 millones de personas), no disponen de instalaciones básicas para lavarse las manos en su hogar.

Fuente: UNICEF