La falta de personal en las estaciones de la demarcación está perjudicando la prestación de este servicio público esencial. Además de provocar la sobrecarga y la saturación de los trabajadores que permanecen en las estaciones, que soportan la sobrecarga que ello conlleva, además de las enfermedades clínicas de los usuarios por el servicio, a pesar de no ser responsables de esta situación.

Actualmente, es RENFE VIAJEROS la responsable de la venta de billetes, información sobre sistemas y gestión de reclamaciones sobre el transporte, mientras que ADIF se encarga de las estaciones, se encarga de la megafonía y teleindicadores y de gestionar todo lo que ocurre en los recintos de la estación no relacionada con el transporte.

Para poder ofrecer un servicio de calidad en las estaciones de la provincia, seria necesario marcar estaciones personales como Caspe, Alagón, Gallur, Utebo, Casetas, Miraflores y El Portillo entre otras, volver Zaragoza-Goya a la gestión pública y subir plantilla en Zaragoza-Delicias a la que en breve se puede dejar de vender anticipada a las multas de semana por falta de personal.

Las situaciones laborales del día a día, como son descansos, festivos, bajas, movilidades geográficas o funcionales, etc. no se cubren directamente, o no se hacen en la medida necesaria, produciendo esta degradación del servicio.

CGT entiende que las ofertas de empleo público que se empieza a llevar acabo son totalmente insuficientes, ya que se precisa de una obertura superior al 100% de las bajas que se producen en las empresas, para revertir esta situación. Hay que tener en cuenta que la edad media de las plantillas se puede encontrar por encima de los 50 años y se precisa de un rejuvenecimiento. Desde CGT hemos solicitado de forma constante la renovación y el aumento de la plantilla.

Así mismo, esta política reiterada durante años, basada en expedientes continuados de regulación de empleo, responde a una estrategia de privatización constante del servicio, dedicando cientos de millas de euros a las licitaciones para el mantenimiento de las cuentas de los resultados de las empresas privadas, en vez de ser dedicados a la creación de empleo público, reinvirtiendo en la mejora del servicio. L @ ​​s trabajador @ s de las empresas privadas sufren peores condiciones de trabajo y de una formación deficiente para la atención del servicio ferroviario. Esta política ha supuesto en la actualidad una destrucción masiva de puestos de trabajo, que van en concordancia con los continuos expedientes de regulación de empleo (ERES), que han mermado la plantilla de forma considerable durante los últimos años.

El Ministerio de Fomento, demuestra su absoluto desprecio por el mantenimiento de un servicio público de calidad en el mercado convencional y su apuesta por las líneas de alta velocidad, potenciando un ferrocarril elitista que solo comunica las grandes empresas y que presta servicio a una minoría de la sociedad.

Desde este sindicato entendemos que el Ministerio de Fomento, a través de RENFE y ADIF, favorecen la forma descarada a las empresas privadas para el beneficiario de los derechos reconocidos constitucionalmente a las personas, pudiendo este derecho a los ciudadanos en caso de que no aporten beneficios, o bien aumentar su precio, mar a través de las tarifas que pagan los usuarios o mediante las subvenciones públicas que pagamos a través de los impuestos.

Las repercusiones más evidentes y negativas que conlleva el cierre y la privatización de las taquillas de las estaciones, que están llevando a cabo, no solo ADIF, sino también RENFE-VIAJEROS se traducen en aumento del gasto público y encarecimiento de tarifas, al poner en manos de empresas privadas un servicio público creado y costeado por la empresa bajo los criterios de aumento de las dificultades para obtener títulos de transporte o recibir información de voz viva, poblando las estaciones de máquinas autoventas que prestan un mal servicio al viajero y destruyen y precarizan el empleo al comienzo de estas empresas las condiciones del trabajo.

CGT, reafirma su voluntad de seguir luchando por un transporte ferroviario colectivo, público y eficaz, donde l @ s trabajador @ s tiene las condiciones de trabajo dignas, manteniendo y aumentando el número de puestos de trabajo, donde se puede disfrutar de un servicio Ferroviario donde prime la calidad del servicio y la seguridad de todos.

CGT, dentro de su campaña de defensa del ferrocarril público y social seguro y de calidad, se movilizó el último día 27 de julio y lo continuará haciendo, llamando a la audiencia pública a la participación activa y apoyo a las mismas, reclado un ferrocarril público y de calidad por y para tod @ s.

Deja un comentario