Las decisiones de Isabel Díaz Ayuso sobre que camino llevar durante la pandemia que ha asolado la capital de España siguen levantando polémicas.

La última ha sido la dimisión de la Directora General de Salud Pública ( FADSP)de la Comunidad de Madrid ante su rechazo de la petición de la misma de entrar en la fase 1 de descalamiento es un buen índice de la desastrosa gestión de la pandemia que ha hecho la Comunidad «anteponiendo siempre los intereses ideológicos y empresariales por encima de la salud de la población», señalan desde la Federación de Asociaciones Defensa Sanidad Pública.

Desde la federación señalan que «ya Esperanza Aguirre suprimió en su día la Dirección General de Salud porque le estorbaba y cuando se produjo su recuperación esta se hizo con escasez de medios y personal que se han evidenciado durante la pandemia»

«Su sustitución por el exresponsable del caos organizativo del hospital de IFEMA y coorganizador del espectáculo del cierre del mismo, sin ningún tipo de respeto a las restricciones sanitarias que se imponen a la población y con claro riesgo para la extensión de los contagios, precisamente en un punto especialmente crítico, indican que esta persona, sin mayores conocimientos sobre Salud Pública ve premiada su adhesión incondicional al régimen de la Sra Ayuso antes que su competencia profesional», denuncian.

«Triste espectaculo el que da la Comunidad, con más muertes y más contagiados, intentando exponer a la población a un elevado riesgo de rebrote de la pandemia, solo para favorecer a los grupos amigos y a sus intereses económicos, y por continuar con su absurda política de enfrentamiento con el Gobierno central», denuncian desde la FADSP.

Desde la Federación señalan que «ahora corresponde al Gobierno y al Ministerio de Sanidad hacer valer su competencia como autoridad sanitaria, y evitar que una persona del perfil ideológico  e intelectual de Trump y Bolsonaro, exponga a la población madrileña a un nuevo e importante riesgo para su salud».

«La Sra Ayuso y el Consejero de Sanidad deberían dimitir porque solo otro gobierno, uno que sea solvente y racional pueden dar seguridad a la población en una situación como esta», rematan.