El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se dio este domingo un paseo por Brasilia, conversó con sus vecinos e incluso se hizo fotos ignorando las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud de mantener el aislamiento social para contener el coronavirus.

El mandatario visitó las localidades de Ceilandia, Taguatinga y Sobradinho, una visita que no consta en su agenda oficial y que se produce un día después de que Luiz Henrique Mandetta, ministro de Salud, pidiera a los ciudadanos que permanecieran en aislamiento en sus casas para evitar la propagación del Covid-19.

El presidente brasileño publicaba en twitter dos mensajes en los cuales mostraba su recorrido por la capital, en donde se reunieron multitud de personas poniendo en riesgo la salud de la población ante el coronavirus. En los mensajes, que fueron borrados por la red social, Bolsonaro defendía que las personas continuaran trabajando con normalidad, cuestionando una vez más las medidas de confinamiento.

En el lugar de los mensajes eliminados, la red social explica en una etiqueta: «Twitter anunció recientemente en todo el mundo la expansión de sus reglas para alcanzar contenidos que vayan eventualmente contra informaciones de salud pública orientadas por fuentes oficiales y puedan dejar a las personas en mayor riesgo de transmitir covid-19».

Brasil registra más de 4.200 casos confirmados y 136 muertos, cifras que no parecen perturbar en absoluto a Bolsonaro que se dedica a burlar los protocolos de aislamiento y distanciamiento social, hechos por los cuales la Fiscalía brasileña pidió al Tribunal Federal de Río de Janeiro multar al Gobierno tras incumplirse la decisión judicial que prohíbe los actos contra el aislamiento social para frenar la pandemia del coronavirus.

El Tribunal Federal de Río De Janeiro ya había prohibido al Gobierno la difusión de la campaña «Brasil no puede parar» en la que se alentaba a la población a suspender el aislamiento social recomendado y en la que se pedía a los brasileños continuar con sus actividades.

Anteriormente otro tribunal regional le prohibía también al Gobierno adoptar medidas contrarias al aislamiento para frenar la expansión del coronavirus.

Bolsonaro después de su reciente viaje a Estados Unidos llegó a ser considerado un caso sospechoso de coronavirus después de que una veintena de personas que le acompañaron dieran positivo por la enfermedad, aunque, el resultado fue negativo tras dos pruebas realizadas.