Néstor Humberto Martínez, fiscal general de Colombia, confirmó hoy que el exsecretario de Transparencia de la Presidencia Rafael Merchán, testigo en el caso Odebrecht, se suicidó al ingerir cianuro que compró en una tienda de químicos en Bogotá.

Martínez aseguró que “el dictamen pericial de Medicina legal, en su versión preliminar que ha sido llevado al expediente” señala que la muerte de Merchán se produjo por “intoxicación por ingesta de cianuro” y que por eso la fiscal encargada de las investigaciones archivó el caso.

“De esta manera quedaría cerrado judicialmente el caso y así le fue informado en la tarde de hoy, luego de una reunión de cerca de dos horas, a la familia del doctor Rafael Merchán”, agregó Martínez.

Merchán, de 43 años, había sido citado como testigo en el proceso penal contra el expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) Luis Fernando Andrade por el caso Odebrecht.

El fiscal detalló que, según la investigación de las autoridades, Merchán buscó información en la madrugada el pasado 21 de diciembre en internet sobre el cianuro y que luego llamó a varias compañías de químicos que venden ese compuesto.

Después de eso llegó a una compañía del centro de Bogotá, donde adquirió un tarro de un kilo de cianuro y detalló que la Fiscalía, “como evidencia de esa compra”, tiene “el testimonio del vendedor del almacén, que recuerda muy bien esta circunstancia” porque Merchán no tenía dinero en efectivo para pagar el químico.

Tras comprar el cianuro, Merchán tomó un taxi, sacó dinero de un cajero y luego se fue para su apartamento, a donde llegó y subió con el tarro en las manos, según se puede constatar en un vídeo del ascensor que fue divulgado por la Fiscalía.

En su vivienda, de acuerdo a los registros telefónicos de Merchán, la última compra que hizo fue una domiciliaria y él “permaneció absolutamente solo, no tuvo contacto con persona alguna a largo de ese día” y falleció entre el 21 y 22 de diciembre.

La muerte de Merchan generó en el país suspicacias pues ocurrió después del fallecimiento de Jorge Enrique Pizano, otro testigo clave del caso Odebrecht, quien según las autoridades sufrió un infarto en su casa.

Tres días después, Alejandro Pizano, hijo de Jorge Enrique, que había regresado a Colombia desde España para asistir al funeral, murió envenenado al beber agua saborizada de una botella que encontró en el escritorio de su padre y que contenía cianuro.

El pasado 20 de diciembre, el director del Instituto de Medicina Legal, Carlos Valdés, renunció en medio de la controversia causada por el manejo que esa entidad dio a las pruebas sobre el fallecimiento de Jorge Enrique Pizano.

En ese sentido, el fiscal Martínez aseguró que llegó la hora de “ponerle punto final a la venta libre de cianuro”.

“Las últimas circunstancias, los hechos que ha conocido el país en los últimos meses, así lo recomiendan y la Fiscalía será una de las promotoras” de esa normativa “para preservar vidas en Colombia”.

En el último año, según informes preliminares de Medicina Legal, se han producido cerca de 50 muertes por “ingesta de cianuro”, agregó Martínez.

Deja un comentario