Borrador automático

Después de siete años de cautiverio en la embajada de Ecuador en Londres, el presidente ecuatoriano Lenin Moreno cedió ante las presiones de EEUU para retirar la protección a Julian Assange y la policía británica entraba en el edificio para detener al fundador de WikiLeaks.

Pocas horas después de su arresto, el Departamento de Justicia de Estados Unidos desveló los cargos presentados contra el fundador de WikiLeaks, que lo acusa de “conspiración para infiltrase” en sistemas del Gobierno.

“Julian P. Assange, de 47 años y fundador de WikiLeaks, fue arrestado hoy en el Reino Unido conforme al acuerdo de extradición entre EE.UU. y Reino Unido, debido a su implicación en una acusación federal por conspiración para infiltrarse en ordenadores al acordar descifrar la clave de un ordenador del Gobierno con información clasificada”, detalló el Departamento de Justicia en un comunicado.

La nota detalla que en marzo de 2010, Assange se coordinó con la exsoldado Chelsea Manning, que por aquel entonces trabajaba como analista de inteligencia para el Departamento de Defensa de EEUU, para acceder a material clasificado del Gobierno. Manning filtró al portal WikiLeaks más de 700.000 documentos clasificados como secretos sobre las guerras de Irak y Afganistán y cables del Departamento de Estado, lo que supuso un revés para la diplomacia estadounidense y alimentó un debate sobre el papel de Washington en el mundo.

Sin embargo, EEUU no pudo detener al creador de Wikileaks por las filtraciones de centenares de correos e informaciones que desvelaban la guerra sucia desplegada durante las ocupaciones militares de Irak y Afganistán. Ha tenido que hacerlo con elementos circunstanciales que lo vinculan, supuestamente y sin mucha lógica, con la trama rusa que presuntamente ayudó a Donald Trump a llegar a la Casa Blanca, con la filtración de los emails de Hillary Clinton y con los ciberataques en las elecciones de 2016.

El fiscal intenta vincular a Assange con la ultraderecha investigando relaciones entre los asociados del presidente Donald Trump, al entender que WikiLeaks publicó miles de correos electrónicos de demócratas ese año durante la contienda presidencial que, en teoría, fueron robados por agentes de inteligencia rusa, ayudando de esta manera a Trump a subir al poder.

Deja un comentario