La Unidad de Delitos de Odio de la Fiscalía General del Estado ha pedido este lunes al Tribunal Supremo que abra una investigación penal al diputado y secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, por sus declaraciones sobre las mujeres conocidas como las Trece Rosas, las trece mujeres de las juventudes socialistas que fueron fusiladas durante la dictadura.

“No tengo ningún miedo a la historia, pero si vamos a hablar de memoria histórica hay que hablar de toda, no solo de una parte, sino de todo lo que ocurrió para que no vuelva a ocurrir, como por ejemplo, que hay pocos reportajes hablando de las checas de Madrid, las Trece Rosas, que torturaban, asesinaban y violaban vilmente”, dijo Ortega Smith en una entrevista en TVE. El 5 de agosto de 1939, las 13 rosas fueron fusiladas en el cementerio del Este de Madrid por ser «rojas».

En aquella entrevista televisiva, Ortega Smith también señaló que «la Ley de Memoria Histórica no busca a los muertos, busca hablar de buenos y malos, busca hablar de perdedores y vencedores».

Según el fiscal de Sala especialista en delitos de odio, Alfonso Aya, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en su sentencia de 6 de julio de 2006 recuerda que es de vital importancia que los políticos, en sus discursos públicos, eviten difundir palabras susceptibles de fomentar la intolerancia, generando un sentimiento lesivo para la dignidad de los aludidos y un riesgo para los derechos de terceros y el sistema de libertades.

Según el Fiscal de Sala especialista en delitos de odio, Alfonso Aya Onsalo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en su sentencia de 6 de julio de 2006, recuerda que es de vital importancia que los políticos, en sus discursos públicos, eviten difundir palabras susceptibles de fomentar la intolerancia, generando un sentimiento lesivo para la dignidad de los aludidos y un riesgo para los derechos de terceros y el sistema de libertades.

La Asociación Trece Rosas y dos sobrinos de una de las mujeres fusiladas decidieron querellarse contra el secretario general de Vox por sus declaraciones realizadas, toda vez que éste rechazó retractarse de las mismas en el acto de conciliación.

Al estar aforado, el Tribunal Supremo tendrá ahora que estudiar el informe para decidir si tramita un suplicatorio ante el Congreso y poder así llamar a Ortega Smith a declarar como investigado.